Da más alas al Gobierno para forzar ayudas a las fa­mi­lias más afec­tadas

El Euribor desespera a la banca con otro amago de rally antes de la reunión del BCE

Ya está en el 2,6% en tasa men­sual y fuerza pre­cios hi­po­te­ca­rios más altos

Euribor
Euribor

Quienes pen­saban que el Euribor po­dría to­marse un des­canso des­pués de la tregua que em­pezó el 10 de oc­tubre es­taban -nuevamente- equi­vo­ca­dos. Aquel día el ín­dice se quedó a las puertas del 2,70%: Luego ven­drían unos días de ses­teo, los ne­ce­sa­rios para re­cu­perar im­pulso, romper ese nivel este jueves y volver a sem­brar el pa­nico entre los hi­po­te­ca­dos, claro está, pero tam­bién en un sector fi­nan­ciero cada vez más preo­cu­pado.

Alguien en el sector estará diciendo aquello de “cuidado con lo que pides…”. Después de muchos años clamando por la normalización de los tipos de interés y por la vuelta a niveles positivos de un Euribor anclado hasta abril de 2022 en niveles negativos, la banca se encuentra con una subida dañina por rápida y brutal. Dicho de otra forma, imposible de digerir por su propia clientela y, sobre todo, por los potenciales clientes hipotecarios. ¿Quién pierde? El negocio hipotecario.

“Estamos viendo como muchos clientes han desistido de comprar una vivienda. Son cada vez más las familias a las que no les salen las cuentas con hipotecas fijas que ya se van por encima del 3%. El problema es que la subida de precios no acaba aquí. Va a continuar a corto y medio plazo porque no escampa en el panorama económico mundial. Pronto vamos a ver los tipos fijos por encima del 4%, y si la alternativa son los variables con Euribor a estos niveles…”.

La frase viene de las tripas de unas de las entidades españolas más agresivas en hipotecas. Como en otras también muy activas, se reconoce que es cada vez más difícil convencer a nadie de que una hipoteca variable es ahora una buena opción con el argumento de que, al contrario que las fijas, sus condiciones son cada vez mejores. La realidad es que la subida del Euribor se está llevando por delante a toda velocidad esa mejora de precios.

Frente reputacional

Pero hay otro frente que preocupa aún más a la banca, que es el reputacional. El Euribor ya dado el salto hasta el 2,73% en tasa diaria y hasta el 2,6% en la mensual provisional justo cuando se empiezan a conocer los primeros apuntes de por dónde puede ir los tiros en materia de ayudas a las familias con préstamos variables más afectadas por la subida de la letra mensual. Desde el sector se reconoce que tienen poco margen de maniobra.

“Durante los últimos años hemos dado las hipotecas más baratas de Europa y hemos facilitado mucho el acceso de las familias a las viviendas. Pero ni siquiera eso nos va a evitar tener que hacer un esfuerzo extra con la que está cayendo. El Euribor se va irremediablemente hacia el 3% y sigue superando con creces incluso las previsiones más pesimistas. Tenemos que arrimar el hombro para evitar que nos machaquen”, señalan en una gran entidad financiera.

El sector ya trabaja en la posibilidad de alargar el plazo de las hipotecas variables sobre primera vivienda hasta cinco años para los préstamos firmados en los 10 últimos años, siempre que no superen los 40 años y que las cuotas suban al menos un 30%. Un supuesto este último que, salvo un giro muy inesperado de los acontecimientos, se cumplirá en el caso de miles y miles de familias españolas cuando con el nuevo año se revise un número ingente de hipotecas.

La banca asiste con preocupación a la nueva amenaza de reedición del rally del Euribor, que llega sólo una semana antes de la reunión del Banco Central Europeo (BCE) que previsiblemente va a llevar el precio oficial del dinero hasta el 2%. Y en la que, también sobre el papel, la institución puede volver a poner sobre la mesa el creciente deterioro de la zona euro. Terreno abonado para que el Euribor siga haciendo de las suyas.

Artículos relacionados