Monitor de Innovación

El MIT co­mu­nica que tendrá listo su primer pro­to­tipo en tres años

El primer reactor de fusión nuclear será una realidad en 2025

Con esta tec­no­logía se ge­neran in­mensas can­ti­dades de energía sin emi­siones de efecto in­ver­na­dero

Energia Nuclear.
Energia Nuclear.

En plena crisis ener­gé­tica, ha lle­gado un anuncio que hace soñar con un fu­turo libre de la de­pen­dencia de los com­bus­ti­bles fó­si­les. El Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus si­glas en in­glés), ase­gura que el primer pro­to­tipo de reactor de fu­sión nu­clear es­tará ope­ra­tivo en tres años, abriendo la puerta para la ge­ne­ra­ción de co­lo­sales can­ti­dades de energía eléc­trica de forma res­pe­tuosa con el medio am­biente.

El proyecto responde al nombre de SPARC y está siendo desarrollado por el MIT junto con la compañía CFS (Sistema de Fusión para la Riqueza Común, por sus siglas en inglés) y el conglomerado empresarial italiano Eni.

Mónica Spada, jefa de Investigación del grupo, confirmó durante la feria tecnológica Market Faire, en Roma, que SPARC comenzará a funcionar en una planta de Estados Unidos en 2025. Aclaró, no obstante, que el prototipo no estará conectado a la red eléctrica.

^^El poder del átomo, al servicio de la energía limpia**

El proceso de generación de energía a través de la fusión nuclear tiene lugar cuando dos átomos ligeros se 'entrelazan', formando un nuevo átomo de mayor peso. De ahí el nombre de 'fusión nuclear', fácilmente confundible con 'fisión nuclear', que es el fenómeno opuesto: la división del núcleo del átomo.

La fusión de los átomos es capaz de producir una cantidad de energía inimaginable para los estándares de los combustibles fósiles: según Foro Nuclear, la nueva partícula generada tras el amalgamiento atómico alcanza los 17,6 MeV (Mega-electrón voltios) en generación energética. Esta cifra es un millón de veces superior a la producida por un combustible fósil. Sí, leyeron bien. Y todo ello sin emisiones de gases nocivos ni materiales radioactivos.

La reacción que tiene lugar es similar a las que produce continuamente la estrella que nos ilumina: el Sol. En consecuencia, los principales problemas a los que se enfrenta esta tecnología son el colosal calor y la presión a las que el plasma resultante sometería a las instalaciones. Una de las soluciones proyectadas es la integración de 'barreras' magnéticas que amortigüen el impacto en la superficie del reactor.

El proyecto de la UE

SPARC no es la única gran iniciativa de fusión nuclear que dará que hablar en los próximos años. La Unión Europea está a la cabeza de una alianza internacional que tiene entre manos el desarrollo de otro reactor en Cadarache (Francia), cuyo ensamblaje está cerca de concluir.

Artículos relacionados