MONITOR DE LATINOAMÉRICA

Asunción alienta una mayor pre­sencia es­pañola y pide una alianza es­tra­té­gica

España se afianza como primer inversor extranjero en Paraguay

Benítez anuncia el cierre de un pacto bi­la­teral para eli­minar la doble im­po­si­ción

Abdo Benítez con el rey Felipe IV.
Abdo Benítez con el rey Felipe IV.

El in­terés de las firmas es­pañolas por in­vertir en Paraguay, un des­tino tra­di­cio­nal­mente ‘ignorado’, se ha mul­ti­pli­cado en los úl­timos años, a raíz de la con­so­li­da­ción de­mo­crá­tica y mayor se­gu­ridad ju­rí­dica ofre­cida por el país aus­tral la­ti­noa­me­ri­cano . Y, pese a que el mon­tante in­versor está lejos del que las com­pañías des­tinan a los grandes mer­cados la­ti­noa­me­ri­ca­nos, España se ha con­so­li­dado ya como primer pro­veedor de IED, con 801 mi­llones anua­les.

A finales de octubre y primeros de noviembre de 2022, el presidente Abdo Benítez expuso en Madrid a las empresas la ventajas de realizar negocios en Paraguay y reclamó una alianza estratégica. Y este lunes anunció que se ha alcanzado ya un pacto con España para suprimir la doble tributación.

En ocho años, el número de empresas españolas en el país, considerado un mercado muy secundario hasta hace no tanto, se ha multiplicado y pasado de apenas 16 en 2013 a más de 370 hoy, con especial presencia en los sectores agropecuario, financiero, inmobiliario, industrial, infraestructuras, transporte y energía.

Entre las firmas establecidas en Paraguay están Sacyr, Inditex, Air Europa, BBVA, Corsan, Prosegur, Mango, Mapfre, Acciona, Arcallana, Typsa, Avanza, Hispania, Grupo Barcelona, Urba, Tragsa, Adolfo Domínguez, Elecnor y Clerhp Estructuras. Air Europa acaba de anunciar que reforzará su operativa Europa-Paraguay con un aumento de frecuencias desde marzo de 2023. Y Uriel inaugurará la próxima semana la primera planta de energía solar allí.

El mandatario, que este lunes anunció que se ha alcanzado ya un pacto con España para eliminar la doble tributación empresarial, lo que “generará mayor atractivo” para los inversores y “condiciones para multiplicar las iniciativas empresariales”, asistió la semana pasada en Madrid al encuentro en CEOE ‘Paraguay, plataforma de negocios e inversiones para empresas españolas’, y posteriormente se reunió con Pedro Sánchez y fue recibido por el rey Felipe VI.

Aumentar la IED, “política de Estado”

Abdo Benítez, que aseguró que aumentar la inversión extranjera en su país es “política de Estado”, animó al sector privado español a incrementar su presencia en Paraguay, aprovechando las oportunidades de negocio que existen en sectores clave como agroalimentación, textil, química-farmacéutica, infraestructura y renovables. Y enfatizó la importancia del proyecto de Corredor Biocéanico, “que permitirá que por el sur y el centro del país se una el Atlántico con el Pacífico”, restando costes logísticos a los mercados de Sudamérica. “España es el país que más invierte en Paraguay desde 2020, por delante de EEUU”, posición que consolidó en 2021, dijo Benítez. Del lado comercial, las exportaciones españolas a Paraguay han crecido en los últimos años, de 27,6 millones en 2009 a 118,98 millones en 2021. Asimismo, el mandatario indicó que su país ha registrado en los últimos cuatro años la mayor inversión exterior de su historia, tendencia que prevé que continúe en los próximos años. Recientemente, en el foro ‘Invest in Paraguay’, al que asistieron una decena de firmas españolas, el BID destacó que hoy el país tiene la economía más abierta y dinámica de la región y ha logrado duplicar la IED en los últimos 10 años.

Benítez, tras enfatizar la relevancia de la inversión española, subrayó el marco de estabilidad, ventajas competitivas e incentivos, crecimiento económico, mejora de la conectividad y seguridad jurídica que aporta Paraguay al inversor. El país tiene la tasa tributaria más competitiva del área (10%) y leyes como la de invariabilidad fiscal para las inversiones durante 20 años, que garantizan previsibilidad a las empresas foráneas. “Nuestro país sobresale por ofrecer exoneraciones totales de aranceles aduaneros y de tributos a la importación de bienes de capital” y un sistema pensado para el sector empresarial.

El acuerdo UE-Mercosur, clave

“Paraguay tiene un modelo que permite crear empresas sin ningún costo y escasos trámites”, indicó. Además, la nueva Ley de Asociación Público-Privada y el Plan Maestro de Infraestructura, Transporte y Logística, que prevé inversiones por 16.000 millones en 20 años, han impulsado la inversión. Por su parte, el presidente de CEOE, Antonio Garamendi, resaltó que el compromiso del Gobierno paraguayo con la mejora de las condiciones de acceso de los inversores extranjeros es muy valorado por los empresarios españoles, cada vez más interesados por “un mercado que ofrece ventajas por su solidez económica, financiera, monetaria y fiscal y su abundante energía”.

Tanto FMI como banco central de Paraguay otean un crecimiento económico del 0,2% en 2022, debido a la sequía, el impacto de la guerra de Ucrania en las exportaciones, el empeoramiento del contexto mundial y el fuerte aumento de la inflación, que podría cerrar el año en el 9,4%, mientras que Cepal considera que el PIB decrecerá el 0,3%. Sin embargo, el país registrará un fuerte rebote en 2023, que el Fondo cifra en el 4,3% y Cepal en el 4%. En 2022 el PIB avanzó a un paso del 4,2%, después de que Paraguay registrara el menor impacto de la crisis del Covid en el área en 2020, con un retroceso del 0,8%. En los últimos veinte años, el PIB ha crecido a una media del 4,5%.

Durante su visita a España, tanto Benítez como Sánchez incidieron en la necesidad de cerrar el acuerdo comercial UE-Mercosur, cuya entrada en vigor supondría numerosas ventajas comerciales y de inversión. En el encuentro se firmó un Memorándum de Entendimiento en turismo y se acordó impulsar la relación comercial e inversora en infraestructura, saneamiento, agua y energía.

Artículos relacionados