Los de las em­presas su­peran a los de par­ti­cu­la­res, hasta un mo­desto 0,61%

La rentabilidad media de los depósitos despega al fin, pero es todavía insuficiente

Todos los plazos se re­cu­peran a pesar de la in­com­pa­re­cencia de la gran banca

Rentabilidad garantizada.
Rentabilidad garantizada.

La ren­ta­bi­lidad media de los de­pó­sitos dio su primer gran paso hacia ade­lante el pa­sado mes de sep­tiem­bre. Las ci­fras pro­vi­sio­nales del Banco de España dejan dos grandes con­clu­sio­nes. La pri­mera es que, aunque al fin los ren­di­mientos suben en todos los plazos de forma sig­ni­fi­ca­tiva, las re­mu­ne­ra­ciones me­dias son to­davía muy in­su­fi­cien­tes. Y la se­gunda, que en plena es­ca­lada de los tipos de in­terés las em­presas salen mejor pa­radas que los par­ti­cu­lares en tér­minos de re­mu­ne­ra­ción.

En los plazos más cortos de hasta 12 meses, la rentabilidad media para los particulares sigue siendo pírrica, de apenas un 0,27%. Pero la comparación con los meses anteriores -empezó el año en el 0,04%- invita al optimismo y demuestra que cada vez más bancos que hasta ahora habían optado por la incomparecencia se suman a las retribuciones. El 0,5% que Openbank ha empezado a pagar a un grupo selecto de clientes tiene continuidad 'sotto voce' en otras entidades grandes.

Efectivamente, otros grandes bancos empiezan a atender de forma muy selectiva a las peticiones de sus mejores clientes. No están dando mucho más allá del 1% TAE en el mejor de los casos. No son ofertas oficiales ni demasiado jugosas, pero sí son suficientes de momento para frenar la salida de clientes descontentos que no se conforman con el fondo garantizado o de renta fija a corto plazo de turno.

Fuentes solventes aseguran que tanto en octubre como en este comienzo de noviembre se está generalizando esta práctica del 'depósito a medida'. Auguran que lo lógico es que las rentabilidades medias hasta un año -donde los bancos extranjeros están pagando ya en el algunos casos el 2,5%- sigan creciendo de forma significativa desde niveles que, de momento, son poco más que testimoniales.

Si las retribuciones medias a un año se sitúan ya en los niveles más altos desde 2016, el salto es también potente para los depósitos a más largo plazo. Entre 12 y 24 meses se estaba pagando en septiembre una media del 0,59% y hay un salto mucho mayor respecto a agosto en los depósitos de más de dos años, que saltan desde el 0,28% hasta el 0,98%. Es decir, hasta las puertas del 1% que estos productos tocaron por última vez en 2014.

Las empresas, in albis

En el otro lado, el de los depósitos para empresas, las empresas están haciendo valer su mayor capacidad de negociación con los bancos respecto a los particulares. Después de una larga etapa de tipos negativos en la que las corporaciones han tenido que pagar para poner a buen recaudo su liquidez, ahora las corporaciones -en su papel de grandes clientes de los bancos- presionan para conseguir buenas rentabilidades.

No obstante, el despegue aún es lento en los plazos más habituales en este tipo de operaciones. A 12 meses, la rentabilidad media se ha encaramado al 0,63%, el nivel más alto del año. Más significativo aún es el salto en la horquilla entre los 12 y los 24 meses, que también llegan al 0,6%. "Hay ofertas significativas de los bancos para atraer nuevos clientes o para retener a los actuales", señalan fuentes financieras que reconocen que la presión por parte de las empresas va en aumento.

La subida de tipos del BCE está llenando el bolsillo de los bancos por la vía de la facilidad de depósito. Es un gran inyector de dinero gratis y las empresas, que durante muchos trimestres han tenido que soportar pérdidas por su posición en depósitos, sienten ahora que es el momento de pedir a los bancos un cambio de dirección. Previsiblemente, el movimiento será mucho más lento para los particulares.

Artículos relacionados