BOLSA

GAM, apuesta sostenible

El ám­bito me­dioam­biental se está con­vir­tiendo en uno de los ba­luartes de GAM sin com­pro­meter su cre­ci­miento. Para ello el grupo está im­ple­men­tando un am­bi­cioso Plan de Sostenibilidad, des­ti­nado a elevar de la elec­tri­fi­ca­ción de su flota de al­qui­ler, el 77 % ya es cero emi­sio­nes.

Una de las claves en este objetivo es el desarrollo de su filial de movilidad sostenible en la última milla logística, Inquieto.

A ello se suma un proyecto de economía circular consistente en una planta de refabricación de maquinaria, así como, en el ámbito social, un negocio de formación mediante su Escuela de Oficios Kirleo.

Una apuesta por la sostenibilidad que ahora cuenta con el respaldo del Banco Europeo de Inversiones, firma que canaliza los fondos europeos para inversiones estratégicas, con la que ha suscrito una operación de financiación por un importe de 35 millones de euros y que permitirán diversificar sus fuentes de financiación.

Este dinero será destinado a inversiones en relación con el proyecto destinado a la electrificación de la totalidad de la flota de alquiler existente de GAM; el desarrollo de soluciones sostenibles de “última milla”, que lleva a cabo su filial Inquieto; el desarrollo de “Kirleo” y la escuela digital de formación técnica de la Sociedad.

También supondrá un impulso a la digitalización de sus procesos de producción y comerciales, denominado “Financiación”. Programa alineado el enfoque estratégico del grupo industrial, basado en la innovación y la sostenibilidad.

Todo ello sin socavar su capacidad de crecimiento. Muy al contrario, la compañía de alquiler de maquinaria ha cerrado el tercer trimestre del ejercicio con un beneficio neto de 4,9 millones de euros frente a los 300.000 euros contabilizados el año pasado, apoyado en la mejora de un 35 % de la cifra de negocios gracias a la mejora de los márgenes, incluso en un entorno altamente inflacionario y de aumento de costes.

Cifras que han permitido al valor rebotar desde los mínimos anuales en poco más de un euro por acción a mediados de octubre, pero que tampoco acaban de convencer del todo al mercado. De hecho, su cotización parece haberse estancado en torno a los 1,2 euros en la actualidad, con una caída del 21 % en el acumulado del año y sin signos claros, según los expertos técnicos, de dar continuidad al rebote.

Artículos relacionados