El Banco de España con­firma la ra­len­ti­za­ción eco­nó­mica en el tercer tri­mestre

Las empresas se resarcen de la pandemia y casi duplican su beneficio en lo que va de año

Las grandes em­pre­sas, in­dus­tria­les, co­mercio y hos­te­lería son las que mayor ren­ta­bi­lidad

Banco de España
Banco de España

Si 2021 fue el año donde se inició la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mica, 2022 puede quedar como el de la con­so­li­da­ción de la ren­ta­bi­lidad de las em­presas que, en el acu­mu­lado de los tres pri­meras tri­mes­tres casi du­plican su be­ne­fi­cio, con un au­mento del 94,7% con res­pecto al mismo pe­riodo del ejer­cicio an­te­rior. Son datos ex­traídos del úl­timo in­forme dis­po­nible de la Central de Balances del Banco de España.

De hecho, en los nueve primeros meses del ejercicio, las empresas mejoran el valor añadido bruto que generan, sus resultados económicos y el empleo al mayor ritmo que el Banco de España ha registrado hasta ahora en sus series trimestrales y que, en su opinión, “está condicionado por el aumento de los precios”.

Pero este aumento del resultado empresarial no es homogéneo sino que varía considerablemente de unos sectores a otros. Los más rentables del conjunto de esta muestra siguieron creciendo a un ritmo elevado, aunque dentro de una evolución muy heterogénea por sectores.

De hecho, las empresas industriales lograron un aumento de su beneficio ordinario neto del 142%, seguidas por Comercio y Hostelería con un aumento del 105,1% y las energéticas (+36,9%). La rentabilidad industrial se ha visto favorablemente influida por el avance en beneficios de las empresas de refino de petróleo.

Frente a ellas, las compañías de Información y Comunicaciones ven cómo en los nueve primeras meses del año, su rentabilidad baja el 15,2% con respecto al mismo periodo de 2021.

Por dimensión, las grandes empresas consiguen una mejora en su rentabilidad considerablemente superior hasta el punto de cuadruplicar con creces el aumento beneficio neto ordinario (+95,9%) de las empresas consideradas medianas (+22%).

No obstante, los datos referidos exclusivamente al tercer trimestre del año muestran una “pérdida de dinamismo con respecto al trimestre anterior, lo que refleja la desaceleración de la actividad económica”, según la Central de Balances del Banco de España. Una desaceleración que es especialmente apreciable en la industria, y, en menor medida, en el comercio y la hostelería y en el transporte.

Pese a la evolución del tercer trimestre, el hecho es que la facturación de las empresas ha crecido el 48,7%, respecto a los nueve primeros meses de 2021 cuando los ingresos empresariales crecían al 16,2 %. La mejora en los ingresos del ejercicio actual ha venido determinada por el aumento de los precios de venta. Y es que trasladar la inflación a precios es, para las empresas, clave para mantener su rentabilidad.

Más empleo con moderación salarial

La evolución de un factor clave en los costes fijos, el laboral, va a otro ritmo. Los gastos de personal suben el 6,9 % entre enero y septiembre en términos interanuales debido al aumento de las plantillas (+3,6%) y la subida del 3,2 % en los salarios.

Por dimensión, las empresas medianas son las que más aumentan la retribución a sus trabajadores, el 4,3% frente al 3,2% de las grandes empresas. Por actividades, la industria es donde los salarios crean más (+4,9%); seguida de comercio y hostelería (+3,9%) y energía (+2,1%). Las empresas de información y comunicaciones reportan unasubida del 1,2% en sus remuneraciones medias.

El Banco de España señala que el crecimiento del empleo “se registró exclusivamente en el colectivo de trabajadores fijos, que aumentó un 6,4 %, en tanto que el personal con contrato temporal descendió un 13,4 %, lo que se explicaría tanto por algunos ajustes de plantilla como por el impacto asociado a la reforma laboral aprobada este año, que habría provocado un traspaso hacia el empleo fijo de trabajadores que tenían contratos temporales”.

De hecho, el 49,7 % de las empresas ha ampliado su plantilla de forma que el empleo sube en 4,8 puntos porcentuales más que en el mismo período del año anterior. Algo especialmente apreciable en el sector servicios donde las plantillas de comercio y hostelería crecen el 4,3% y el 2,9% en información y comunicaciones, del 2,9 %. En energía e industria también crecen las plantillas medias, aunque de forma más moderada: el 1,7 % y el 1,3 %, respectivamente. Den opinión de los analistas de la Centradle Balances, “esto refleja la notable recuperación de la actividad asociada en gran medida a la eliminación de las restricciones que se impusieron por la pandemia del COVID-19, en comparación con un año antes”.

Rentabilidad operativa y financiera

Los ingresos financieros de las empresas han crecido el 62,6% sobre los tres primeros trimestres de 2021, por la evolución de los dividendos recibidos en el periodo (+75,5%) y los intereses cobrados (+33%). Por contra, los gastos financieros aumentan el 11,2% debido al mayor endeudamiento, ya que el coste medio de la deuda viva de las empresas durante los tres primeros trimestres de 2022 se situó solo ligeramente por encima del nivel del mismo período del año anterior.

Sin embargo, los costes financieros de las empresas han pasado del 1,5% en el primer trimestre de este año al 1,7% en el tercero, como reflejo de la evolución de los tipos de interés a medida que las empresas actualizan las condiciones de la financiación captada a tipo variable o se renuevan las deudas que vencen.

En línea con la mejora en la rentabilidad, los márgenes empresariales mantienen un crecimiento más moderado “en un contexto en el que los gastos de personal han mantenido una senda de crecimiento más moderada”, dice la Central de Balances. Por sectores, mientras energía e industria (salvo refino) están en niveles similares a los de antes de la pandemia, en el comercio y la hostelería están claramente por encima, y en el de información y comunicaciones está aún por debajo de los obtenidos en 2019; algo que el Banco de España explica como una consecuencia de la “fuerte competencia existente en dicho sector, que le habría llevado a reflejar una contracción de márgenes continuada en los últimos años”.

Una evolución similar presentan los márgenes sobre ventas de las empresas. La Central de Balances constata que esa evolución positiva se estabiliza en lo que llevamos de año como consecuencia de “la dificultad que muchas compañías habrían tenido para trasladar a sus clientes el aumento de los costes de producción, en particular el asociado a los insumos energéticos”, señala. Sectores como la comercialización de energía eléctrica, la fabricación de productos minerales y metálicos y gran parte de la distribución andan ya por la zona negativa del aumento en los márgenes.

Por contra, las empresas de comercio y hostelería consiguen mantener al alza sus márgenes sobre ventas, en un contexto de fuerte recuperación de la demanda tras el levantamiento de las restricciones vinculadas con la pandemia. En esa misma línea, las generadoras de electricidad y, en menor medida, las de coque y refino mantienen la mejora en sus márgenes sob

Artículos relacionados