El banco es­ta­dou­ni­dense apuesta por mo­vi­mientos cor­po­ra­tivos en el sector

IAG/Iberia consolida el gran rally en bolsa con JP Morgan como nuevo aliado

La ac­ción su­pera obs­táculos y sube un 50% desde mí­nimos del año

IAG Airlines.
IAG Airlines.

Los ana­listas están de acuerdo: IAG ha hecho lo más di­fícil en bolsa con­so­li­dando la subida del 50% desde los mí­nimos del año mar­cados a fi­nales del mes de sep­tiem­bre. Entonces, la ac­ción de la ae­ro­línea lu­chaba de­no­da­da­mente por man­tener el so­porte de 1 euro por ac­ción; ahora, aguanta a pie firme por en­cima de los 1,50 eu­ros. Hecha la di­ges­tión de un rally his­tó­rico, el valor se pre­para para al­canzar cotas ma­yo­res.

En estos últimos días, IAG ha hecho una gran demostración de consistencia en bolsa. Y eso que la prueba no era fácil, porque por el camino todas las aerolíneas europeas tuvieron que encajar el golpe de Air France, que hace apenas un par de semanas perdía un 10% después de anunciar la emisión bonos convertibles en acciones por valor de 300 millones de euros para devolver al Estado francés las ayudas recibidas durante la pandemia.

Un ‘incidente’ inesperado que provocó una primera oleada de realizaciones de beneficios, pero que a la postre fue de corta duración. “Lejos de la fragilidad de otras ocasiones, cuando cualquier mala noticia provocaba una gran corrección en la cotización, IAG es ahora un valor mucho más estable. El mercado valora que la empresa está haciendo bien los deberes”, señalan en una gran firma de bolsa nacional.

Las cifras corroboran esta última impresión. La compañía elevó su posición de liquidez hasta los 13.500 millones de euros al cierre del tercer trimestre del año, una cifra sólo superada entre los gigantes del Ibex 35 por Iberdrola y Telefónica. Y aunque la deuda del grupo aumentó muy ligeramente, se situó por encima de las propias previsiones de la compañía. Desde este punto de vista, todo está en orden.

Con estas cartas sobre la mesa, nuevas firmas de bolsa se suman a la causa de Repsol. Es el caso de una de las más influyentes, JP Morgan, que a pesar de la enorme ganancia acumulada por IAG en los dos últimos meses, ha mejorado cerca de un 20% su valoración hasta los 1,70 euros con una recomendación de neutral. Pero más relevantes aún son sus expectativas de una resurrección de las operaciones corporativas en el sector.

Mejora de las cifras

El banco de negocios estadounidense cree que la mejora de las grandes cifras de las aerolíneas favorece fusiones en el sector porque, aunque parece que lo peor ha pasado, los márgenes de las aerolíneas siguen sometidos a una tremenda presión por el efecto de unas tasas de inflación todavía desbocadas. Si esta previsión se cumple, el sector podría beneficiarse en bolsa del impacto de unas operaciones que el mercado considera necesarias tras el ‘shock’ provocado por la pandemia.

En el proceso, IAG podría ser uno de los grandes ganadores. “Va a entrar en 2023 mejor que sus competidores. Será muy importante que los resultados del cuarto trimestre corroboren las expectativas crecientes del mercado, que ha puesto el listón mucho más alto”, señalan fuentes del mercado. Con el soporte decisivo de los 1,50 puntos consolidado y convertido en un enorme suelo, a IAG le sopla el viento de cola en bolsa.

Artículos relacionados