El má­ximo eje­cu­tivo re­clama al con­sejo que no se vendan ac­tivos

Reynés escinde Naturgy para afrontar nuevos retos, los que sean, con más libertad

Los ac­cio­nistas ten­drán las mismas ac­ciones en las dos so­cie­dades y se man­tendrá el em­pleo

Fainé y Reynés.
Fainé y Reynés.

Pura Lampedusa. Cambiar todo para que todo siga igual. Típica es­cuela de ne­go­cios de Harvard, de la que fue alumno. Todo será po­si­ble. Desde frenar acosos in­de­seados hasta ace­lerar los con­ve­nien­tes. Naturgy afron­tará la transición ener­gé­tica di­vi­dida en dos so­cie­dades que co­ti­zarán en Bolsa. El pro­yecto Géminis, como así lo ha de­no­mi­nado la com­pañía que pre­side Francisco Reynés, ha sido apro­bado por todo el con­sejo in­cluido el nuevo re­pre­sen­tante del fondo aus­tra­liano IFM, que acaba de in­cor­po­rarse.

En una de las empresas, se integrarán los negocios de infraestructuras regulados de distribución y, en la otra, la generación eléctrica además de las renovables y la comercialización.

Las dos sociedades nacerán con una deuda aún por determinar aunque, según señaló Reynés, se intentará equilibrar la misma -actualmente asciende a 12.800 millones de euros-, para que las dos hermanas gemelas sufran el menor castigo en Bolsa, pues ambas cotizarán en el mercado. Los accionistas actuales tendrán en ambas sociedades el mismo número de acciones que las que poseen ahora.

Por tanto, ambas energéticas tendrán idéntica estructura accionarial que la actual en Naturgy. Es decir, CriteriaCaixa tendrá el 26,7% del capital en ambas sociedad, Rioja Acquisition (20,7%), GIP (20,6%), el fondo australiano IFM tendrá un 12,1%, la estatal argelina Sonatrach (4,1%) y el 15,8% estará en el mercado.

No habrá despidos ni venta de activos

Otro compromiso importante adquirido por el consejo y el equipo directivo es que la operación no conllevará ningún tipo de despidos. Reynés explicó por videoconferencia la decisión a los trabajadores, lanzando un mensaje de calma a la plantilla. “Estoy convencido de que Géminis es una gran oportunidad. Son dos proyectos industriales sólidos y de largo plazo, que permiten aumentar el compromiso y la visibilidad con todos los stakeholders”.

Paralelamente, la operación fue comunicada la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y deberá ser aprobada en una junta extraordinaria. Aunque la compañía ha convocado junta general de accionistas para el próximo 15 de marzo, no será entonces cuando se aprobará la segregación pues todavía hay muchos puntos importantes por acordar. Está claro, por ejemplo, que las estructuras accionariales serán las mismas, que el gobierno corporativo será el mismo, pero deben reorganizarse los activos y los negocios.

El máximo ejecutivo negó que vaya a producirse ningún cambio, ni venta de activos o desinversión, aunque se producirán modificaciones en cuanto a la organización. “Tenemos mucho trabajo por delante”, comentó a la prensa Reynés.

*Reestructuración de Naturgy+

La división de los negocios obligará a una profunda reestructuración de Naturgy, enfocada a afrontar los cambios que se está produciendo en el sector energético a todos los niveles. “Con este proyecto, Naturgy avanza de forma decisiva en su transformación y se adelanta a los cambios disruptivos que experimenta el sector. Géminis potenciará el crecimiento más allá del plan estratégico, marcando un nuevo camino para abordar de forma pragmática la transición energética”, señaló Reynés.

En el consejo celebrado el pasado 1 de febrero, se acordó lanzar el proyecto a propuesta del consejo de dirección que ya llevaba meses trabajando en la idea. “El mundo energético está cambiando mucho en todos los aspectos y las exigencias regulatorias, así como los inversores requieren una transformación”, señaló el máximo ejecutivo de la compañía.

Reynés reconoció que Naturgy es una energética con un portfolio “complejo”, con devenires divergentes, por lo que “hemos decidido con el proyecto Géminis crear dos hermanas gemelas”, comentó. Uno de los dos grupos gestionará de forma integrada los negocios liberalizados como las energías renovables, la cartera de clientes, el parque de generación eléctrica convencional y la gestión de los mercados mayoristas de energía.

Los objetivos de la compañía es alcanzar en 2025 más de 25 gigavatios de generación eléctrica instalada -14 GW en generación renovable y 11 GW de generación convencional-, 11 millones de clientes y una cartera diversificada de aproximadamente 290 TWh de aprovisionamiento de gas.

El otro grupo incluirá todos los negocios de infraestructuras reguladas de distribución y transporte de energía. Contará con una base de activos de 155.000 kilómetros de redes de electricidad, 135.000 kilómetros de redes de gas y 16 millones de puntos de conexión.

Dos campeones nacionales

Reynés afirmó que las consecuencias de Géminis serán espectaculares pues, según dijo, “se crearán dos campeones nacionales”, que cada uno tendrá una capitalización más alta que muchas empresas del Ibex 35.

Uno de los aspectos importantes que resta por decidir es la asignación de deuda que se va a atribuir a cada una de las dos sociedades. Según reconoció Reynés, el objetivo es dotar de un nivel deuda a cada una que permita afrontar sin problemas todos sus proyectos y que la propia situación financiera no los condicione. A cierre de 2021, el volumen de deuda ascendía a 12.800 millones de euros.

Por tanto, si la deuda se eleva a 12.800 millones y la capitalización es de 28.000 millones de euros, el valor de empresa asciende a unos 41.000 millones de euros y lo que el equipo gestor tratará de hacer es repartirlo al 50% entre las dos sociedades.

Nueva estructura del consejo

El consejo de administración ha decidido adaptar sus órganos de gobierno a la nueva estructura accionarial tras la OPA lanzada por el fondo australiano IFM, “respetando el legítimo derecho de representación proporcional”, señala la compañía. Tras la renuncia de dos consejeros independientes, la cifra de consejeros se mantiene en 12 miembros pero con el reparto siguiente: el primer accionista Naturgy -posee un 27% del capital-, pasa de dos a tres consejeros, designando a Ramón Adell nuevo consejero dominical.

Por otro lado, Jaime Siles Fernández-Palacios ha sido nombrado consejero en representación de IFM, con un 12% del capital. Los fondos CVC y GIP, con un 21% cada uno, mantendrán dos consejeros, cada uno.

Artículos relacionados