RESULTADOS

Repsol gana 2.499 millones en 2021 y supera en casi un 20%, el resultado pre pandemia

La ener­gé­tica es­pañola incrmen­tará un 5% más su di­vi­dendo en efec­tivo en 2022

Jon Imaz y Antonio Brufau, Repsol.
Jon Imaz y Antonio Brufau, Repsol.

Repsol ob­tuvo un re­sul­tado neto ajus­ta­do,de 2.454 mi­llones de euros en 2021,frente a los 600 mi­llones de euros del año an­te­rior, y que su­pera los 2.042 mi­llones ob­te­nidos en 2019, úl­timo ejer­cicio antes de la crisis del Covid 19. Para la ener­gé­tica que pre­side Antonio Brufau y di­rige Josu Imaz, este re­sul­tado "muestra la efi­cacia de la nueva es­tra­tegia de la com­pañía" frente al desafío del es­ce­nario ener­gé­tico mun­dial. La mul­ti­na­cional es­pañola in­cre­men­tará el di­vi­dendo en efec­tivo dis­tri­buido en 2022 un 5% más, hasta 1.016 mi­llo­nes.

En una nota de prensa y a la VNMV, la energética resalta:

  • La ejecución del Plan Estratégico 2021-2025 y el modelo de negocio integrado de la compañía permiten volver a la senda de resultados previos a la pandemia con un beneficio neto de 2.499 millones de euros.

  • El resultado neto ajustado, que mide el desempeño de los negocios, alcanzó en 2021 los 2.454 millones de euros, con cifras positivas en todos los segmentos de negocio que han propiciado una aceleración de los objetivos de descarbonización para ser cero emisiones netas.

  • La deuda neta se redujo un 15% respecto al inicio del año como consecuencia del mayor flujo de caja operativo, impulsado por la mejora significativa del EBITDA, que se triplicó en 2021, hasta los 8.170 millones de euros.

  • El resultado en Exploración y Producción se situó en 1.687 millones de euros apoyado en una gestión que ha primado el valor sobre el volumen y en el impulso de los precios de las materias primas. El negocio Industrial sumó un resultado de 606 millones de euros, en un entorno de paulatina recuperación de la demanda.

  • La recuperación de las ventas y la mayor contribución de la generación baja en carbono tras la entrada en operación de nuevos proyectos propició una mejora del resultado en Comercial y Renovables, hasta alcanzar los 542 millones de euros.

  • La sólida posición financiera, junto con el buen desempeño y la mejora del entorno de precios de las materias primas, sustentan la propuesta de mejora del dividendo en efectivo de un 5%, hasta los 0,63 euros por acción este año, que se someterá a la aprobación de la Junta General de Accionistas, junto con una reducción del capital social de 75 millones de acciones, equivalente al 4,91%.

  • Josu Jon Imaz, Consejero Delegado de Repsol, manfestó que "los resultados ponen de manifiesto el cumplimiento y la eficacia de los ejes de nuestro Plan Estratégico 2021-2025 en su primer año de vigencia. Refuerzan una sólida posición financiera acompañada de nuestro compromiso de incrementar la retribución al accionista, la apuesta por la industria como vehículo de transición energética y nuestros avances en la ambición de ser una compañía neutra en carbono en 2050”.

Resultados

El modelo de negocio integrado de Repsol fue fundamental en 2021 para propiciar cifras positivas y superiores al ejercicio anterior, tanto en Exploración y Producción como en las áreas Industrial y Comercial y Renovables.

En concreto, destacó el comportamiento del negocio de Exploración y Producción, influido por la senda alcista de los precios de las materias primas y por las medidas de eficiencia implementadas, que han primado el valor sobre el volumen. Se ha reducido el número de países en los que estamos presentes a quince, con el objetivo de concentrar la actividad en las áreas en las que la compañía tiene ventajas competitivas.

En lo que se refiere a los precios del crudo y del gas, el Brent cotizó en el año a una media de 70,9 dólares por barril, con un incremento sustancial respecto a principios de 2021, y el Henry Hub promedió 3,9 dólares por MBtu.

En el negocio Industrial fue muy reseñable el área Química, que en el conjunto del año tuvo un desempeño notable. La recuperación de las ventas en Movilidad y Aviación, una vez superadas paulatinamente las restricciones a la movilidad como consecuencia de la pandemia con una progresiva recuperación de la demanda de combustibles, y la mayor contribución de Renovables y Generación Baja en Carbono al Grupo impulsaron también los resultados.

En este contexto, la generación de caja operativa alcanzó los 5.453 millones de euros, un 70% superior a la del ejercicio anterior, impulsada por un EBITDA que se incrementó de forma significativa en todos los negocios hasta sumar 8.170 millones de euros. El flujo de caja libre aumentó un 43%, hasta 2.839 millones de euros, gracias al desempeño del negocio de Exploración y Producción.

Durante el ejercicio, Repsol aumentó sus inversiones en un 30%, hasta los 2.994 millones de euros, de los que 829 millones se destinaron al negocio de Comercial y Renovables. Repsol lidera su sector en el porcentaje de inversiones que destinará a negocios bajos en carbono en los próximos años, según un informe de Wood Mackenzie del pasado mes de noviembre.

Además, durante el ejercicio, Repsol redujo su deuda en 1.016 millones de euros, un 15% respecto a 2020, situándose en 5.762 millones de euros. El nivel de apalancamiento de la compañía (deuda neta/capital empleado) se encuentra en un 20%, mejorando ampliamente el objetivo previsto en el Plan Estratégico. La liquidez al cierre del ejercicio ascendía a 10.606 millones de euros, suficiente para cubrir 2,95 veces los vencimientos de deuda a corto plazo.

La retribución a los accionistas ha sido otra de las prioridades del ejercicio. La mayor generación de caja derivada de un comportamiento de los precios de las materias primas superior al escenario del Plan Estratégico, unida al buen desempeño de los negocios, permitieron mejorar la remuneración a los accionistas para 2022 respecto a lo anunciado inicialmente en el Plan. Así, el Consejo de Administración propondrá a la próxima Junta General Ordinaria de Accionistas una mejora del dividendo en efectivo de un 5%, hasta los 0,63 euros por acción, junto con una reducción del capital social, mediante amortización de 75 millones de acciones propias, representativas aproximadamente del 4,91% del capital social de Repsol a 31 de diciembre de 2021. Una mayor ambición en descarbonización acompañada de una pionera estrategia de financiación sostenible.

Estrategia integral

Para acompañar al proceso de transición energética, Repsol aprobó una estrategia integral de financiación sostenible, convirtiéndose en la primera compañía de su sector en presentar un marco integral que incorpora tanto instrumentos destinados a la financiación de proyectos específicos (verdes y de transición), como los vinculados a compromisos sostenibles de compañía (Sustainability Linked Bonds o SLB, en sus siglas en inglés). Bajo esta estrategia, que ofrece flexibilidad y transparencia, se realizó una emisión de Eurobonos ligados a objetivos de sostenibilidad, la primera realizada en España, por un importe total de 1.250 millones de euros, en la que la demanda superó varias veces la oferta, en una señal de interés por parte de los inversores.

En paralelo, en la segunda mitad del año, Repsol anunció un incremento de sus objetivos de generación renovable y de reducción de emisiones, junto con un aumento de la inversión en soluciones bajas en carbono para acelerar su transformación. En concreto, anunció el aumento de la inversión en el periodo 2021-2025, hasta los 19.300 millones de euros, con 1.000 millones de euros adicionales con respecto a lo previsto inicialmente, incremento destinado a generación eléctrica renovable y producción de hidrógeno libre de emisiones y a impulsar otras iniciativas bajas en carbono. De esta forma, el 35% de las inversiones realizadas por Repsol entre 2021 y 2025 se destinará a iniciativas de bajas emisiones. Igualmente, la compañía aumentó en el último trimestre del año los objetivos intermedios de descarbonización, con una reducción en el Indicador de Intensidad de Carbono respecto a 2016 del 15% en 2025, del 28% en 2030 y del 55% en 2040.

Asimismo, uno de los pilares de la transformación de Repsol y del Plan Estratégico 2021-2025 es la digitalización. Con la inteligencia artificial, el big data, la automatización de operaciones o las soluciones en la nube como ejes principales para transformar los negocios, fidelizar a los clientes y acelerar la transición energética, la aportación del Programa Digital al cierre de 2021 ha supuesto 600 millones de euros. Se prevé que en el presente año el impacto positivo de los proyectos de digitalización alcance los 800 millones de euros.

Artículos relacionados