La deuda se re­corta un 15% (1.016 mi­llones me­nos) y se sitúa en 5.762 mi­llones

Repsol dispara sus beneficios hasta los 2.500 millones por la subida de las materias primas

La ener­gé­tica au­men­tará el di­vi­dendo en efec­tivo un 5% hasta los 0,63 euros por ac­ción y amor­tiza ca­pital

Antonio Brufauy Josu Imaz, Repsol.
Antonio Brufauy Josu Imaz, Repsol.

Repsol ha re­gis­trado un re­sul­tado his­tó­rico de 2.499 mi­llones de euros en el ejer­cicio pa­sado gra­cias a la subida del pe­tróleo y la re­va­lo­ri­za­ción de sus ac­tivos de pe­tró­leo. La com­pañía ha ob­te­nido ci­fras po­si­tivas en todas sus áreas de ne­go­cio. La deuda neta se re­dujo en un 15% como con­se­cuencia del mayor flujo de caja ope­ra­tivo, im­pul­sado por la me­jora del ebitda que se tri­plicó hasta los 8.170 mi­llo­nes.

“Los resultados ponen de manifiesto el cumplimiento de los ejes de nuestro plan estratégico 2021-2025 en su primer año de vigencia”, ha declarado el consejero delegado, Josu Jon Imaz. “Refuerzan una sólida posición financiera acompañada de nuestro compromiso de aumentar la retribución al accionista, la apuesta por la industria como vehículo de transición energética y nuestros avances en la ambición de ser una compañía neutra en carbono en 2050”, ha señalado.

Subida del dividendo un 5%

La sólida posición financiera junto con el desempeño y la mejora del entorno de precios de las materias primas sustentan la propuesta de mejorar el dividendo en efectivo del grupo multienergético de un 5% hasta los 0,63 euros por acción este año. Este aumento será aprobado en la próxima junta general de accionistas, junto con una reducción del capital social de 75 millones de acciones, equivalente al 4,91%.

Por áreas de negocio, el resultado de exploración y producción se situó en 1.687 millones de euros. El negocio industrial sumó un resultado de 606 millones, en un entorno de paulatina recuperación de la demanda. La recuperación de las ventas y la mayor contribución de la generación baja en carbono, tras la entrada en operación de nuevos proyectos, propiciaron una mejora del resultado comercial y renovables, hasta alcanzar los 542 millones de euros.

El precio del barril de crudo se situó en una media de 70,9 dólares, con un aumento sustancial respecto a principios de 2021 y el del gas (Henry Hub) que registró un promedio de 3,9 dólares por MTBU. En el negocio industrial, fue muy reseñable el área química que, en el conjunto del año, tuvo un desempeño notable, una vez superadas las restricciones a la movilidad como consecuencia de la pandemia, con una progresiva recuperación de la demanda de combustibles.

Modelo de negocio integrado

Según la compañía, el modelo de negocio integrado de Repsol fue fundamental en 2021 para propiciar cifras positivas y superiores al ejercicio anterior, tanto en exploración y producción como en las áreas tanto industrial, comercial y renovables.

Concretamente, en exploración y producción, se ha reducido a 15 el número de países en los que la petrolera está presente, con el objetivo de concentrar la actividad en las áreas en las que la compañía tiene ventajas competitivas. La producción media fue de 572.000 barriles equivalentes de petróleo. La nueva estrategia es realizar campañas exploratorias muy selectivas.

Asimismo, Repsol vendió activos de exploración y producción en Malasia y en Vietnam, además de su participación en la joint venture Arog, en Rusia, venta a la que se sumó la participación en los bloques exploratorios que tenía a través de su asociación con GazpromNeft. En 2022, Repsol ha completado la venta de sus activos productivos en Ecuador y avanzado en el desarrollo de proyectos clave en Estados Unidos, Colombia y Noruega.

Recorte de la deuda un 15%

Además, durante el ejercicio, Repsol redujo su deuda en 1.016 millones de euros, un 15% respecto a 2020, situándose en 5.762 millones de euros. El nivel de apalancamiento de la compañía (deuda neta/capital empleado) se encuentra en un 20%, mejorando el objetivo previsto en el Plan Estratégico. La liquidez del grupo ascendía al cierre del ejercicio a 10.606 millones de euros, suficiente para cubrir 2,95 veces los vencimientos de deuda a corto plazo.

El flujo de caja libre aumentó un 43% hasta los 2.893 millones, gracias al desempeño del negocio de exploración y producción. La generación de caja operativa alcanzó los 5.453 millones de euros, un 70% superior a la del ejercicio anterior, impulsada por un Ebitda que se incrementó de forma significativa en todos los negocios hasta sumar 8.170 millones de euros.

Aumento de las inversiones un 30%

Durante el ejercicio, Repsol aumentó sus inversiones en un 30%, hasta los 2.994 millones de euros, de los que 829 millones se destinaron al negocio comercial y de renovables. En la segunda mitad del año, la compañía anunció igualmente un incremento de sus objetivos de generación renovable y de reducción de emisiones, junto con un aumento de la inversión en soluciones bajas en carbono.

En concreto, aumentó la inversión en el periodo 2021-2025 hasta los 19.300 millones de euros, con 1.000 millones adicionales respecto a lo previsto inicialmente. Este incremento va destinado básicamente a generación eléctrica renovable y producción de hidrógeno libre de emisiones.

Impulso de las renovables

En la actualidad, la compañía cuenta con más de 3.700 MW de capacidad total instalada de generación de bajas emisiones. Repsol acaba de anunciar recientemente la compra de la cartera de 25.000 clientes eléctricos residenciales y pymes de Capital Energy, con lo que suma ya 1,35 millones de clientes.

Respecto a la generación de energía eléctrica renovable, la multienergética ha actualizado los objetivos de capacidad instalada en 2030 hasta alcanzar los 20 GW, lo que supone un incremento del 60% frente a las previsiones anteriores. En 2025, la capacidad instalada aumentará hasta 6 GW.

Nuevo responsable de Comunicación y Marketing

Por otro lado, Repsol ha nombrado a Marcos Fraga nuevo responsable de la dirección de Comunicación y Marketing Corporativo que integra las direcciones de Comunicación Internacional y Transformación y Marketing Corporativo, así como la función de Comunicación Digital. Fraga reportará directamente al presidente, Antonio Brufau, y al consejero delegado, Josu Jon Imaz.

El director general de Transición Energética, Sostenibilidad y Tecnología, Luis Cabra, incorpora las direcciones de Auditoría, Control y Riesgos. Por su parte, Antonio Lorenzo asume la dirección general de Seguros, hasta ahora a cargo de Luis Cabra. Estos cambios se producen tras la salida de Arturo Gonzalo, hasta ahora director general de Comunicación y Relaciones Institucionales y Presidencia, que deja la compañía por motivos personales.

Artículos relacionados