OPINIÓN

Putin vuelve a la doctrina intervencionista de Brezhnev

En 1968, tan­ques del Pacto de Varsovia aho­gaban la Primavera de Praga. Hoy se re­pite la his­toria en Ucrania

Protestas en Ucrania
Protestas en Ucrania

Madrugada del 26 de fe­brero de 2022. Invasión de tropas ru­sas. No sé si estoy en Madrid o en el Bucarest de aquella ma­dru­gada del 21 de agosto de 1968. En aquel en­ton­ces, 170.000 sol­dados del Pacto de Varsovia in­va­dían Checoslovaquia .La Primavera de Praga era una ame­naza po­lí­tica y eco­nó­mica para el bloque co­mu­nista. Checoslovaquia, que era una so­ciedad y una eco­nomía desa­rro­llada antes de la Guerra Mundial, ofrecía en 1968 unos pa­rá­me­tros eco­nó­micos y so­ciales equi­va­lentes a los de la Albania o Bulgaria co­mu­nis­tas.

Un recién elegido primer secretario general del Partido Comunista checo, Alexander Dubceck, promotor de una floración democrática, la Primavera de Praga, era un ejemplo a desterrar, un traidor a la revolución comunista..

En aquel 21 de agosto de1968, destacado como representante comercial de España, cientos, miles de ciudadanos rumanos se concentraron frente al balcón del edificio del Partido Comunista de la República Democrática de Rumania ¿Qué estaba pasando? ¿Que puede decir el secretario general Nikolai Ceausescu?. Enorme expectación y estupefacción cuando Ceausescu decía aquello de "es una enorme vergüenza (mare rusinea) que las botas de los soldados del Pacto de Varsovia este mancillando el suelo de un país comunista”.

En el telediario de la tarde, la televisión rumana omitía está grave acusación ”mare rusinea” por la invasión de Checoslovaquia.

La doctrina Brezhnev, como la doctrina Stalin, otorgaba a la Unión Soviética la potestad de definir qué países respetaban las esencias del comunismo soviético. La China de Mao Zedong entre los países la comunista calificó la invasión de “ fascista y chovinista.” En 2022 no habrá condena de China. Todo lo más silencio. China se mantendrá neutral y aprovechará hasta donde pueda el aislamiento económico de Rusia.

Occidente no intervendrá militarmente ante la invasión de Ucrania y se limitará a reforzar las fronteras de los estados bálticos, desde Finlandia a Lituania mientras en el capítulo de las elecciones sanciones siempre saldrá peor parado el ciudadano ruso. Ahí está el caso de Cuba. La nomenclatura siempre privilegiada.

Occidente tiene que declarar a Putin enemigo de la humanidad. Orden de detención fuera de las fronteras de Rusia. Aislamiento internacional para la nomenclatura empezando por la prohibición a los equipos rusos de jugar en su campo en las competiciones europeas o mundiales. Ningún deportista occidental participaría en el territorio de la Rusia de Putin.

Y a resistir.

Artículos relacionados