La ener­gé­tica cierra el ejer­cicio 2021 cum­pliendo con sus pre­vi­siones en un con­texto ener­gé­tico vo­látil

Naturgy: complementario de 0,5 euros con una rentabilidad de 1,2 euros por acción

El be­ne­ficio neto or­di­nario en 2021 al­canzó los 1.231 mi­llo­nes, un 41% más que en 2020

Francisco Reynés, Naturgy.
Francisco Reynés, Naturgy.

Naturgy cerró el ejer­cicio 2021 con un EBITDA de 3.983 mi­llones de eu­ros, un 7,2% más que el año an­te­rior. La com­pañía ha cum­plido las pre­vi­siones de EBITDA por la re­cu­pe­ra­ción gra­dual de la de­manda y de los pre­cios de la elec­tri­cidad y el gas en el se­gundo se­mestre del año. La ener­gé­tica que pre­side Francisco Reynés re­par­tirá un di­vi­dendo com­ple­men­tario de 0,5 euros en el primer tri­mestre de 2022, su­mando una ren­ta­bi­lidad total en el año de 1,2 euros por ac­ción.

El presidente de la compañía, Francisco Reynés, declaró que “la compañía persiste en su objetivo de creación de valor y realizando una gestión integrada de riesgos, dos factores clave para hacer frente a la volatilidad continua de los mercados energéticos y su impacto en las diversas actividades del grupo”.

El beneficio neto ordinario alcanzó los 1.231 millones de euros, un 41% más que en 2020. La comparación es relativa porque en el ejercicio 2020 realizó provisiones extraordinarias, con lo que arrojó pérdidas del orden de 347 millones. Los costes de restructuración de Plan de Bajas Voluntarias de empleados en España y la penalización por el cese de algunos contratos de gas en el último trimestre del año se vieron compensados por las plusvalías de la venta de CGE Chile y el acuerdo con Unión Fenosa Gas (UFG), entre otros.

Por su parte, la gestión de la energía en los mercados internacionales compensó los resultados de la comercialización en España, que se vio afectada por la situación de los mercados y el aumento de los precios de la energía, con impactos transitorios.

Los negocios regulados se mantuvieron estables, gracias a la recuperación continua de la demanda a lo largo del año tras la pandemia y a las mejoras operativas implementadas. Persiste asimismo una cierta debilidad en algunas regiones de Latinoamérica, afectadas especialmente por el tipo de cambio.

Deuda neta

A 31 de diciembre, la deuda neta de la compañía se situó en 12. 831 millones de euros, un 6% inferior al cierre del ejercicio 2020. Las agencias de calificación han confirmado un rating BBB con perspectiva estable para la compañía. Por otro lado, el coste medio de la deuda neta se mantuvo en 2,5% y, a cierre de año, la liquidez total del grupo ascendía a 9.424 millones de euros.

En noviembre, Naturgy cerró una emisión de obligaciones perpetuas subordinadas por un importe de 500 millones de euros, amortizable a elección del emisor a partir de febrero de 2027 y con una rentabilidad anual del 2,375%. Como parte de la operación, la compañía realizó una recompra de las obligaciones perpetuas subordinadas amortizables a partir de noviembre de 2022 por un importe de 500 millones de euros.

Compromiso con sus clientes

En medio de la situación atípica de precios de la energía en 2021, Naturgy adoptó un plan integral para paliar los efectos en los consumidores y en la economía real de la actual crisis de precios eléctricos. En concreto, la compañía lanzó en septiembre la Iniciativa Compromiso, una nueva solución para los precios de la electricidad a niveles equiparables a los valores previos a la subida registrada en el mercado mayorista.

En septiembre, y dirigido al cliente doméstico, la compañía se comprometió a garantizar un precio fijo de electricidad de 60€/MWh durante dos años sin condiciones. Posteriormente, en noviembre, Naturgy amplió la medida a todo tipo de clientes; residenciales, pymes e industriales; con un precio de la electricidad de 65 €/MWh y durante tres años. Actualmente más de 150.000 clientes tienen contratada esta tarifa.

Francisco Reynés explicó que esta medida extraordinaria se tomó “teniendo en cuenta la situación excepcional de los precios energéticos. La situación actual requiere compromiso y liderazgo, y este paquete de medidas es una demostración de nuestro compromiso social, porque es necesario pensar por encima de la coyuntura y estar siempre enfocados en el cliente a largo plazo”.

Crecimiento en renovables

Las inversiones totales de la compañía aumentaron en 2021 hasta los 1.484 millones de euros. Cerca del 65% de este importe, 952 millones (+30%), se destinó a crecimiento y, principalmente, al desarrollo de las redes de gas y electricidad a la vez que a incrementar la potencia instalada en generación renovable en Australia, España y Estados Unidos.

La compañía -según la nota publicada sobre los resultados- prosigue con su estrategia de desarrollo de una cartera renovable a nivel internacional, centrándose en geografías estables y en proyectos en fase inicial de desarrollo. Así la capacidad instalada de renovables a final del año era de 5.221 MW.

Las inversiones para la construcción de nueva potencia renovable ascendieron a 579 millones de euros y se realizaron en España (213 millones), Australia (328 millones) y Latinoamérica (38 millones). El resto de las inversiones de crecimiento fueron para redes (249 millones) y para la implementación de mejoras en la comercialización derivadas de la digitalización (113 millones).

Gestión orientada al crecimiento

Además de una gestión orientada al crecimiento, la compañía prosiguió en 2021 con la simplificación de sus negocios y la reducción del riesgo de su posicionamiento comercial para maximizar la creación de valor a largo plazo.

En esta línea, en marzo de 2021, la compañía alcanzó un acuerdo amistoso con ENI y la República Árabe de Egipto para resolver amigablemente la situación de UFG, sociedad participada al 50% por las compañías Naturgy y ENI. Naturgy recibió un pago en efectivo de 600 millones de dólares, así como la mayoría de los activos fuera de Egipto, excluyendo las actividades comerciales de UFG en España.

También durante el ejercicio, Naturgy completó la venta de su participación del 96,05% en la Compañía General de Electricidad de Chile (CGE) a la compañía estatal china State Grid Internacional Development Limited (SGI), por un importe (equity value) de 2.570 millones de euros.

Compromisos ASG (Ambiental, Social y de Gobernanza)

En materia ambiental, la compañía prosiguió con su política de incrementar la capacidad instalada y la producción libre de emisiones, un 13,8% y un 9,3% respectivamente. Asimismo, redujo de forma significativa las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI), un 12,9% menos que en 2020, como consecuencia de la nueva capacidad renovable instalada y el cierre de las plantas de generación con carbón.

Por otro lado, y fruto del crecimiento de su actividad en distintos mercados, la compañía incrementó en un 38,6% su valor económico distribuido en beneficio de las sociedades y proveedores de aquellos territorios en los que desarrolla su actividad.

En relación a la pandemia del Covid-19, la compañía mantuvo la implementación de medidas dirigidas a preservar la salud de sus empleados y garantizar el teletrabajo, así como a ofrecerles medidas de protección individual y los servicios médicos de la compañía.

Compromiso con los accionistas

La compañía propondrá en su próxima Junta General de Accionistas un dividendo complementario de 0,5€/acción, lo que sumado a los dos dividendos a cuenta ya pagados totalizará 1,2 €/acción con cargo al ejercicio 2021, en línea con su política de dividendos establecida en el Plan Estratégico 2021-2025. Este último pago tendrá lugar en el primer trimestre de 2022.

Artículos relacionados