El sector ener­gé­tico apoya que el gas salga y que no marque el coste de las ta­rifas

Sánchez expone al 'top energético' el plan de choque para frenar los precios

Las eléc­tricas re­chazan topes al precio del pool y re­cortes a los be­ne­fi­cios

Pedro Sánchez, en Bruselas.
Pedro Sámchez.

El pre­si­dente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha con­vo­cado a todo el 'mundo' em­pre­sa­rial ener­gé­tico para ana­lizar la si­tua­ción de la subida ex­po­nen­cial de los pre­cios, al que ha ex­puesto las me­didas de choque que el Ejecutivo apli­cará para volver a la nor­ma­li­dad. La reunión se pro­duce a ins­tan­cias del Gobierno para in­for­marles antes de la cumbre del Consejo Europeo los días 24 y 25 de marzo. La vi­ce­pre­si­denta ter­cera y mi­nistra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, tam­bién ha es­tado pre­sente.

Al encuentro asisten los altos ejecutivos de Iberdrola, Ignacio Galán; de Endesa, José Bogas; de Naturgy, Francisco Reynés; la consejera delegada de EDP, Ana Paula Marques; el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, y el presidente de Acciona, José Manuel Entrecanales.

Las eléctricas están de acuerdo en desacoplar el gas del precio de la luz porque entienden que es la tecnología que marca el precio en el mercado marginalista, lo que impide que las tarifas reguladas puedan bajar siempre que el gas esté disparado. Iberdrola, Endesa, Naturgy y EDP están, en cambio, totalmente en contra de que se recorten los beneficios caídos del cielo que reciben las centrales nucleares e hidroeléctricas. Asimismo, no están de acuerdo en que se marque un tope al precio del pool eléctrico.

Paralelamente, el sector considera que todavía hay margen para bajar aún más los impuestos, igual que lo están haciendo la mayoría de los países comunitarios. Sgún Eurostat, España es el cuatro país de la Unión Europea que más grava la electricidad de los hogares. El Ejecutivo ha bajado el IVA del 21% al 10% y el impuesto de la electricidad del 5% al 0,5%.

En vísperas del Consejo Europeo

El encuentro con las empresas se produce dos días antes de que se celebre el Consejo Europeo previsto para el 24 y 25 de marzo, en el que los países decidirán las medidas que adoptarán de forma conjunta para afrontar la situación.

La principal propuesta que Sánchez lleva en la cartera es desacoplar el precio del gas del mercado eléctrico, de forma que no marque el coste final del megavatio hora (MWh). Un segundo punto a debatir es topar los precios de la energía en 180 euros el megavatio hora (MWh), realizar compras centralizadas de gas por parte de todos los Estados de los 27 países de la UE, acelerar el plan de renovables y desatascar las interconexiones de gas en España con Europa a través de Francia.

El país galo ha bloqueado, hasta ahora, cualquier intento de extender la red de gasoductos desde España hacia en el Norte de Europa. La enorme dependencia del gas de Rusia por parte de los países del Norte -más de un 40% del gas que se consume procede de Rusia-, ha provocado que los precios se hayan disparado por el desabastecimiento del gas ruso y los cortes de suministro del Kremlin. Esta situación obligará a partir de ahora a la Comisión Europea a abrir nuevas redes de abastecimiento y acelerar la conexión por el sur de Europa.

Los problemas, para Sánchez

“Si la UE no nos da herramientas para responder a esta emergencia energética, será difícil, no solo para España, sino para todos los estados miembros soportar el enorme coste económico”, ha declarado Sánchez en una entrevista concedida al Financial Times, previa a la cumbre.

El presidente del Ejecutivo no va a tener fácil convencer a los Veintisiete países miembros, especialmente a los países del norte de la UE para introducir los cambios que pretende introducir en el mercado eléctrico europeo. De entrada, la propuesta de Bruselas se centra solamente en el almacenamiento de gas y que se piensa no va a haber problemas para que salga adelante.

“Europa no puede permitir que la cumbre acabe sin acuerdo; necesitamos ayudas y las necesitamos ahora”, sostiene Sánchez. Y considera que el impacto de la guerra “será mayor o menor, dependiendo de la respuesta de Europa a la crisis”, ha afirmado.

Artículos relacionados