Josep Oliu, pre­si­dente, ad­vierte de los efectos ne­ga­tivos de la in­va­sión rusa de Ucrania

Sabadell aprueba un dividendo de 0,03 euros y la reelección de cinco consejeros

González-Bueno. CEO, des­taca que la ren­ta­bi­lidad es el ob­je­tivo prio­ri­tario de la ges­tión

Jose Oliu, Banco Sabadell
Jose Oliu, Banco Sabadell

La junta ge­neral or­di­naria de ac­cio­nistas de 2022 de Banco Sabadell, ce­le­brada en la tarde del jueves en Alicante, ha dado luz verde, con la apro­ba­ción de los diez puntos del día, a la dis­tri­bu­ción de un di­vi­dendo de 0,03 euros por ac­ción co­rres­pon­diente al ejer­cicio 2021, y a la re­elec­ción de cinco con­se­je­ros. Tanto el pre­si­dente Josep Oliu como el con­se­jero de­le­gado han de­fen­dido la so­lidez de la en­tidad y el com­pro­miso de me­jorar su ren­ta­bi­li­dad,

Ante la junta, Josep Oliu, presidente de la entidad, ha resaltado los esfuerzos realizados por el banco para mejorar la rentabilidad frente a un escenario adverso, primero con la pandemia y después con los acontecimientos geopolíticos. En este sentido, Oliu ha advertido que la ofensiva rusa tendrá un fuerte impacto en la economía con una eventual subida de la morosidad.

“La coincidencia del final de los vencimientos de los préstamos amparados por la garantía del ICO con el inicio de la disrupción producida por el estallido de la guerra recomienda prudencia para encarar sus posibles efectos”, ha declarado Oliu ante los accionistas.

Oliu, en un encuentro previo con la prensa, reclamó que se adapten las ayudas y medidas fiscales necesarias que eviten la caída de empresas viables.

Intervención del CEO

Por su parte, el consejero delegado de Banco Sabadell, César González-Bueno, ha afirmado que la gestión rigurosa del riesgo y el control de la morosidad seguirán siendo "foco de atención preferente" para la entidad.

Durante la junta de accionistas del banco en el Auditorio de la Diputación de Alicante, ha recordado que cierran 2021 con un balance saneado: "Ha sido un año muy positivo". También ha dicho que afrontan 2022 con un enfoque internacional de desapalancamiento y foco en la rentabilidad, con el objetivo de que sus negocios sean más eficientes en términos de capital.

"En 2021 ya se han visto resultados en este sentido; por ejemplo, la venta de BancSabadell Andorra y la reducción del volumen de crédito", ha añadido.

El CEO ha recordado además que el objetivo de la entidad es alcanzar una rentabilidad (ROTE) del 6% a finales de este año, cuando inicialmente estaba previsto para 2023, según el actual plan estratégico.

Durante su intervención, González-Bueno ha repasado los resultados del ejercicio 2021 y ha destacado el acuerdo laboral firmado en octubre.

Desarrollo de la junta

Los nombramientos aprobados comprenden la reelección de Luis Deulofeu, Pedro Fontana, George Donald y José Manuel Martínez como consejeros independientes, a propuesta de la comisión de nombramientos, así como la reelección de David Martínez como consejero dominical, a propuesta del consejo de administración.

Entre los otros puntos aprobados está el estado de información no financiera de Banco Sabadell y la delegación en el consejo de administración de la facultad de ampliar el capital social, en una o varias veces, con la potestad de exclusión del derecho de suscripción preferente si el aumento o aumentos no exceden, en su conjunto, del 10% del capital social.

También se ha aprobado el límite máximo aplicable a la retribución variable de los miembros del Colectivo Identificado del Grupo, un complemento informativo a la política de remuneraciones de los consejeros de 2021 a 2023, la delegación de facultades para la formalización de los anteriores acuerdos, y la votación con carácter consultivo del Informe Anual sobre Remuneraciones de los Consejeros 2021.

El presidente de la entidad, Josep Oliu, ha sostenido que los accionistas entienden que el rendimiento del banco se acerque al coste del capital: "Aquí represento a los accionistas. Tenemos que mejorar la rentabilidad".

Por su parte, el consejero delegado, César González-Bueno, ha recordado que una rentabilidad del 5% es insuficiente y si no se mejorase se pondría en riesgo la continuidad del banco: "Precisamente porque hay confianza de inversores, tenemos un voto de confianza".

Josep Oliu ha defendido que el banco está comprometido con los derechos humanos y que cuenta con órganos que establecen principios de actuación en la materia.

Ha explicado que el banco aprobó el 1 de febrero de 2018 una política de restricciones a la financiación e inversión de actividades del sector del armamento: "Dentro de la política el banco se compromete a no invertir y financiar armas controvertidas".

Artículos relacionados