Next Educación des­taca que solo las Diputaciones se salvan del sus­penso por su apor­ta­ción a la España des­po­blada

Telefónica, Correos, REE e Hispasat, los servicios imprescindibles en el mundo rural

La falta de ca­li­dad, el ac­ceso para al es­tudio y una mejor aten­ción a la po­bla­ción ma­yor, prin­ci­pales reivin­di­ca­ciones

España Rural
España Rural

Los ha­bi­tantes de la España rural lo tienen claro. Si se quiere que esa parte de la po­bla­ción y geo­grafía pros­pe­ren, son ne­ce­sa­rias re­formas de ca­lado. En con­creto: mejor co­nec­ti­vidad en te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, una mayor im­pli­ca­ción de las Administraciones, me­jora de la fi­nan­cia­ción y ser­vi­cios ban­ca­rios, sub­ven­ciones a em­pren­de­dores y, fi­nal­mente como co­lofón y pa­ra­guas de todo ello, un Pacto de Estado por la Repoblación.

Esas son algunas de las principales conclusiones del estudio Evolución de la percepción de los avances en la España despoblada en el año 2021-2022, elaborado por Next Educación a través de la Cátedra de Reto Demográfico y Despoblación, que dirige Manuel Campo Vidal.

Apenas se percibe ninguna intervención empresarial o institucional positiva entre los representantes del medio rural encuestados, aunque este año esa opción baja en más de ocho puntos (llegó al 47,5% el año pasado 2021). Las plataformas, los jóvenes y los emprendedores son los más críticos al señalar que ninguna empresa ha tenido una intervención positiva en el medio rural durante el año pasado.

De modo que, en términos de percepción y ‘reputación de marca’ ganan fuerza las Diputaciones, al colocarse como la opción más votada en términos absolutos.

Correos se mantiene como la empresa más reconocida por su aportación al mundo rural (23%); mientras Telefónica y Red Eléctrica bajan en nueve y dos puntos respectivamente al conseguir el 17,5% y el 11% de las menciones respectivamente. Algo más distanciada aparece Hispasat, con el 4,33%.

Las entidades bancarias son criticadas por el 77,1% de los participantes al señalar a la Banca como el servicio básico que más ha retrocedido en el último año en el medio rural; seguido de la Sanidad (61,3%); el Comercio (51,7%), la Educación (25,7%), Farmacias (13,9%) y Aseguradoras (10,2%)

Comunicaciones y burocracia

La reivindicación fundamental, pues, y la clave para asegurar una nueva fase de progreso socioeconómico en el área rural es la falta de telecomunicaciones de calidad, cuya existencia permitiría un mayor desarrollo económico y tecnológico; mejoras de acceso para el estudio y una mejor atención a la población mayor (dominante en este entorno).

Aunque se ha mejorado la conectividad en algunas áreas, la cobertura telefónica y la accesibilidad a internet en algunas áreas, es llamativo por ejemplo, el enorme retraso que la comunicación vía satélite (con anda ancha directa e inmediata en cualquier punto) lleva en España.

Es cierto que España, tras Suiza, es el segundo país más montañoso de Europa; y que el territorio está ‘mallado’ por una red de fibra óptica que, en términos generales, da cobertura a más del 90% de la población, aunque no cubre la totalidad del territorio.

Dicho de otro modo, aún hay en España más de 2.600 pueblos que carecen de acceso a Internet a un mínimo de 10 Mbps y más de 300.000 personas que no pueden navegar ni siquiera a 2 ‘megas’; lo que amplía la brecha social y geográfica.

La mayoría de los encuestados (84,5%) considera el internet en los hogares como necesidad digital más importante para impulsar el mundo rural; mientras el 81,7% cree que la prioridad ha de ser la digitalización de los negocios y más del 59%, considera que los servicios de telemedicina o teleformación son los que deben primarse. Para el 33,8% los puntos wi-fi comunitarios son la prioridad, mientras el 25,4% considera que la principal necesidad es controlar los incendios forestales.

Para el 92,3% de los participantes en el estudio, los Fondos Next Generation y otras ayudas de la UE serán “fundamentales” para lograr este cambio que se persigue.

Aunque también es cierto que casi el 58% de ellos señala la complejidad y el exceso de burocracia como el segundo mayor freno al desarrollo de la España rural, por detrás de la descoordinación entre administraciones (59,4%, doce puntos menos que en el estudio precedente); las dificultades de conectividad y la brecha digital (58,5%), la falta de financiación (54,5%, tres puntos más que el estudio anterior) y la carencia de proyectos emprendedores (41,8%).

El estudio, que va ya por su tercera edición, se presenta hoy en el Senado con la asistencia de Cristina Narbona y destacados representantes empresariales. Ha sido elaborado a partir de las opiniones de 323 voces representativas del medio rural (individuales y colectivas), que incluyen 71 ayuntamientos y diputaciones, 59 entidades y líderes sociales y políticos, 55 periodistas rurales, 35 plataformas cívicas y ciudadanas, 53 jóvenes y 50 emprendedores. Los encuestados pertenecen a 35 provincias de doce comunidades autónomas.

De ellos, más del 66% considera que la España urbana tiene en mejor consideración a la España rural después de la pandemia del Covid y casi el 94% cree que la gestión del medio rural es crucial para la seguridad alimentaria, la conservación de la biodiversidad y los recursos naturales.

Frente a ellos, el 6.2% percibe que la gestión sostenible de las ciudades será prioritaria frente a la baja capacidad del medio rural en la lucha climática.

Artículos relacionados