El au­mento de la in­ten­sidad de la guerra en Ucrania cues­tiona la subida de tipos

La banca frena en seco sus planes para primar depósitos y cuentas corrientes

El sector centra todos sus es­fuerzos en evitar las ventas ma­sivas en fondos de in­ver­sión

Bancos en Bolsa.
Bancos en Bolsa.

"Lo te­níamos todo pen­sado para subir 0,10 puntos bá­sicos la ren­ta­bi­lidad de nues­tros de­pó­sitos a 12 y 24 me­ses. Pero hemos de­ci­dido parar com­ple­ta­mente las má­quinas por la po­si­bi­lidad de que la guerra en Ucrania se ex­tienda en el tiempo. Las pre­vi­siones de tipos de in­terés que había hace 10 días pueden saltar por los ai­res, no hay vi­si­bi­lidad nin­gu­na", ex­plican en una en­tidad es­pañola no co­ti­zada que ha se­guido man­te­niendo la apuesta por los de­pó­sitos en los úl­timos años.

Son varios los bancos nacionales y extranjeros que ofrecen productos en el mercado español que, desde hace un mes, están analizando la situación del mercado para dar un impulso al atractivo de cuentas y depósitos, que hasta hoy no ha dejado de caer. El margen es enorme, porque en enero la rentabilidad media de los depósitos se situaba en un exiguo 0,06%, ridícula para satisfacer mínimamente las necesidades de una parte de la clientela que ve como la inflación se va ya al 5,8% en la zona euro.

Y subiendo- dicen los más alarmistas que quizá hasta el 10%-, porque el conflicto armado de Ucrania seguirá tensionando los precios de la energía hasta niveles insospechados. Pero, de momento, los inversores conservadores que buscan en las cuentas y en los depósitos tranquilidad y riesgo cero de pérdidas tendrán que esperar para recibir una recompensa digna. Las entidades financieras van a mantener sus ofertas de depósitos bajo mínimos o, como en el caso de los bancos españoles, en situación de "desaparecida".

"Sólo con que la guerra dure un mes más, los efectos sobre la economía global serán lo suficientemente importantes como para evitar que el Banco Central Europeo (BCE) pueda subir tipos antes de 2023 y para que la Reserva Federal pueda cumplir con su plan de retirada de estímulos y de hasta cinco subidas de tipos de interés este año, tal y como vaticinaban en enero muchas grandes firmas de inversión", señalan fuentes financieras.

Subida de tipos

Este miércoles, el presidente de la Fed, Jerome Powell, aseguró que mantiene sus planes de subir un cuarto de punto el precio del dinero, pero al mismo tiempo reconoció que es muy pronto aún para evaluar el impacto real de la guerra. O, lo que es lo mismo, asumió que a medio plazo el conflicto puede alterar su hoja de ruta. Y en la zona euro, mucho más reticente a subir tipos, los retrasos pueden ser aún mayores. Con estas cartas sobre la mesa, la banca tiene que replantear sus estrategias.

Antes de la guerra, sus planes pasaban por elevar muy poco a poco la rentabilidad de los depósitos a los particulares, especialmente en los plazos medios. El objetivo era no pillarse los dedos a corto plazo, donde la banca sigue pagando un irrisorio 0,01%. Y, en paralelo, dejar de cobrar a las empresas -estaban sufriendo tipos negativos de algo más del 0,20% en enero- por poner su liquidez a buen recaudo en depósitos bancarios. Pero este proyecto de brotes verdes queda aparcado de momento.

En las entidades financieras reconocen que el objetivo número uno ahora es evitar una salida masiva de inversores de los fondos de inversión, por los que la banca ha apostado hasta límites insospechados en los últimos años. En febrero, las suscripciones netas superaron los 1.150 millones de euros, aunque hay que tener en cuenta que la guerra comenzó en las postrimerías del mes. Marzo permitirá evaluar mucho mejor el impacto del conflicto en la confianza de los inversores.

Así las cosas, los bancos trabajan a destajo para ofrecer a la clientela la posibilidad de traspasar sus posiciones a fondos muy conservadores que aminoren todo lo posible el riesgo de nuevas caídas en los mercados. Cuestión de prioridades, mientras el ahorro conservador sigue olvidado en el fondo del armario justo ahora que se empezaban a atisbar los primeros proyectos de recuperación de las rentabilidades. Ya se verá por cuento tiempo.

Artículos relacionados