La fuerte de­pen­dencia de Alemania de Rusia im­pide un em­bargo a la compra de ma­te­rias primas

España y Europa, sumidas en un caos energético total

Nadia Calviño ad­vierte de que vienen “tiempos di­fí­ci­les” y que se ra­len­ti­zará la re­cu­pe­ra­ción

Nadia Calviño, Vicepta. Economía
Nadia Calviño, Economía

La guerra de Ucrania ha traído el caos eco­nó­mico y ener­gé­tico a España y a toda Europa. Bruselas no des­carta que pueda pro­du­cirse un co­lapso en todos los ni­veles por la es­piral al­cista tanto del precio del pe­tróleo como del gas, y ha obli­gado a que mu­chos países se pre­paren para hacer frente a la mayor he­ca­tombe ener­gé­tica, in­cluso su­pe­rior a las crisis de 1973 y 1979. La Comisión Europea pre­sen­tará a la deses­pe­rada una hoja de ruta para afrontar la si­tua­ción. La mi­nistra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ad­vierte ya, por su parte, de que vienen “tiempos di­fí­ci­les”.

La fuerte dependencia de Alemania del petróleo y el gas ruso impide un posible embargo a Rusia, lo que provoca que el crudo Brent del Mar del Norte y el West Texas Intermediate de EEUU no dejen de subir por el conflicto bélico. El barril Brent se ha aproximado a los 140 dólares y no se descarta que pueda alcanzar los 200 dólares, mientras que el WTI ha superado los 130 dólares.

Estados Unidos está presionando a Europa para que se prohíban las importaciones de crudo a Rusia como medida de presión al presidente Vladimir Putin y cerrarle el grifo económico del petróleo y del gas. Una medida que, de producirse, provocaría un fuerte impacto en los ingresos del Kremlin y le forzaría a un alto el fuego con Ucrania, pero que no puede llevarse a cabo porque varios países de la Unión Europea dependen energéticamente de Moscú.

Alemania, el principal importador

Alemania es el principal país de la UE que no puede prescindir del gas ruso pues un 55% de esta materia prima es importado de Rusia. Además, el Kremlin es el principal proveedor de gas natural licuado al mercado comunitario con el 40% del suministro, lo que complica todo.

Respecto al petróleo, sucede prácticamente igual. El país invasor de Ucrania exporta 7,8 millones de barriles al día, lo que supone el 8% de las exportaciones mundiales de crudo y le convierte en el tercer suministrador de petróleo por detrás de Estados Unidos y de Arabia Saudí.

Esta la razón por la que, tanto el gas como el petróleo, se encuentran en subida libre sin que se descarte que el barril de crudo pueda alzarse hasta los 200 dólares. Por su lado, los futuros del gas natural han arrancado la semana con una cotización record de 345 euros por megavatio hora (MWh), cuando el viernes 4 de marzo se situaba en el entorno de los 200 euros.

Tal circunstancia ha hecho que el precio medio de la electricidad en el mercado mayorista español marque su registro más caro de la historia con 545 euros el megavatio hora. Superará en 102,4 euros el máximo histórico registrado de 442,54 euros.

Calviño advierte de tiempos difíciles

La vicepresidenta primera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha reconocido que la guerra de Putin “ralentizará” la recuperación de España y que se reflejará en el cuadro macroeconómico que se presentará el próximo mes de abril para preparar los Presupuestos de 2023. Igualmente, se prevé que haya una actualización de las previsiones económicas para 2022, ante la fuerte subida del IPC. La inflación de febrero pasado se disparó hasta el 7,4%, la tasa más alta en 33 años.

Calviño ha advertido de que “vienen tiempos difíciles” y ha afirmado que los precios de la energía se trasladan automáticamente al IPC, por lo que tenemos que prepararnos para tener una inflación “más persistente” de lo que se esperaba. “La guerra cambia totalmente el escenario económico y va a llevar a una inflación más importante. Tenemos que trabajar con los agentes sociales para que esto no inicie una espiral inflacionista que pueda tener unas consecuencias más negativas sobre la economía española”, ha señalado.

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha advertido igualmente de que la invasión de Ucrania por parte de Rusia “evidentemente” va a afectar a la economía. Escrivá ha reconocido que todo va a depender de la duración de la guerra y cómo se comporten los mercados internacionales de materias primas. “Cualquier proyección de este tipo está sometida a un grado de incertidumbre considerable”, ha apuntado.

Plan de choque de Bruselas

El elevado precio del petróleo junto con el gas que ha disparado los precios de la electricidad han metido mucha más presión a Bruselas para adoptar un plan de choque contra las tarifas. La mayoría de los 27 reclaman a la Comisión Europea flexibilidad en el sistema de fijación de precios de la luz y reducir en lo posible el impacto del gas en el recibo eléctrico.

El Gobierno español reclama reformar el mercado mayorista de la electricidad para que los elevados precios del gas no se vean repercutidos en el recibo de la luz. Asimismo, insisten en que en el plan de choque se incluyan medidas excepcionales para que los países miembros puedan implementar de forma libre para proteger a los consumidores ante la enorme volatilidad del gas.

Artículos relacionados