JUNTA GENERAL

La en­tidad su­birá el pay out por en­cima del 40% ac­tual y se su­pe­rará el 7% de ren­ta­bi­lidad

Ana Botín anticipa que la guerra de Ucrania reducirá hasta 1,5 puntos el PIB en 2022

La pre­si­denta del Banco Santander ad­vierte de la re­baja de la ca­lidad cre­di­ticia e insta a una po­lí­tica fiscal am­bi­ciosa

Ana Botin, Banco Santander
Ana Botin, Banco Santander

Ana Botín, pre­si­denta del Banco del Santander, ha puesto de re­lieve los fuertes retos que su­pondrá la guerra de Ucrania, en un es­ce­nario de cre­ci­miento más lento. El im­pacto sobre el PIB po­dría rondar entre un punto y un punto y medio en Europa, lo cual puede afectar a la ca­lidad cre­di­ti­cia. “Para evi­tarlo” ha apun­tado, “se re­que­rirá una po­lí­tica fiscal ade­cuada y am­bi­cio­sa”.

En su intervención y respuestas ante la junta del banco de 2022, celebrada este viernes en la Ciudad Financiera de la entidad, Ana Botín ha resltado que la presión de la invasión de Ucrania afectará al negocio del banco en Estados Unidos mientras que Latinoamérica "ha registrado suaves crecimientos que pone de manifiesto el acierto en la diversificación de la entidad".

También ha destacado ante los accionistas, el éxito de su modelo de negocio basado en tres pilares, el foco al cliente, la escala y la diversificación. Todo ello ha permitido al banco lograr una mayor resilencia en resultados, que le permite estar muy bien posicionado ante los importantes retos actuales del mercado gracias a la trayectoria mostrada en los últimos años basada en una recia disciplina que se refleja en el crecimiento de los clientes, hasta los 153 millones, lo que demuestra la solidez del grupo.

Respecto al dividendo, Botín ha destacado la intención del banco de subir el actual el pay out por encima del 40% actual en los próximos años. Dentro de la retribución al accionista, Botín ha resaltado como fundamental dentro de la estrategia del grupo la recompra de acciones. Una estrategia combinada que ha impulsado al rentabilidad por dividendo hasta el 7%.

Estrategia convertirse en la mejor plataforma de servicios financieros ganando confianza gracias a la transformación digital, la responsabilidad y la gestión prudente y disciplinada frente a los riesgos del negocio con la misión de contribuir a la prosperidad de personas y empresas. En este proceso de transformación digital clave para su crecimiento, la entidad se ha invertido 2.000 millones de euros en 2021 que están generando un fuerte retorno al banco.

José Antonio Álvarez, consejero delegado del Banco Santander, ha destacado la recuperación económica experimentada a lo largo de 2021 y el papel esencial que ha tenido la banca, en especial el Santander, en este proceso, acompañando a clientes y empresas en sus necesidades con altos estándares de calidad. Para ello la entidad ha acometido una profunda transformación que ha garantizado unos ingresos mejores que la media del sector, altos ratios de eficiencia y una rentabilidad por encima de la media.

Entre las prioridades para 2022, ha señalado el consejero delegado, “la entidad quiere continuar aumentando la base de clientes, seguir aumentando los ingresos y los márgenes, mantener los costes por debajo de la inflación, y mantener los costes de crédito por debajo de la media del ciclo, impulsando el beneficio y la rentabilidad”.

De este modo, José Antonio Álvarez, ha asegurado que las consecuencias de la guerra son inciertas en cuanto duración y extensión; pero sea cual sea la evolución, el Banco de Santander tiene un punto de partida muy sólido gracias a su liquidez y sólida situación de capital.

Un aspecto con el que algunos accionistas no están demasiado de acuerdo ante la pobre marcha de la acción en los últimos años al tiempo que han criticado los altos sueldos del consejo.

Artículos relacionados