CaixaBank, Santander y Sabadell, los grandes ga­na­dores según los ana­listas

El Euribor positivo pone viento de cola a la banca española

La me­jora de los már­genes se de­jará ver con cla­ridad a fi­nales del pre­sente ejer­cicio

Euribor
Euribor

Más de 2.600 días des­pués -o más de siete años, según se cuen­te-, la banca es­pañola vuelve a con­vivir con tipos po­si­tivos en el Euribor, el tipo de re­fe­rencia del cré­dito, es­pe­cial­mente el hi­po­te­ca­rio. La no­ticia más es­pe­rada en los cuar­teles ge­ne­rales del sector fi­nan­ciero ha su­pe­rado con mucho las me­jores ex­pec­ta­ti­vas, porque cuando em­pezó el año sólo los más op­ti­mistas se atre­vían a es­pe­cular con el final de los tipos ne­ga­tivos en 2022. Pero el rally de la in­fla­ción -en el 9,8% ya en España- lo ha cam­biado todo.

En enero, cuando el Euribor todavía cotizaba cerca de mínimos históricos cercanos al -0,50%, UBS ya estimaba que un alza de un cuarto de punto de la principal referencia para fijar el precio de las hipotecas metería 1.350 millones más de beneficio en el bolsillo de los seis bancos españoles cotizados. O, lo que es lo mismo, supondría una subida entre el 7,5% y el 10% de los resultados previstos para el año que viene.

Pero el rally extraordinario del Euribor ha modificado el calendario. Ahora, UBS cree que los márgenes de la banca española van a mejorar un mínimo del 2% este año y hasta el doble en el mejor de los casos. Aunque lo mejor llegará en 2023, cuando la subida se haya trasladado completamente a la cartera hipotecaria de la banca. Una cartera en la que las hipotecas variables tienen un enorme peso de alrededor del 80%.

Por lo tanto, el sector tiene mucho que festejar... aunque de distinta manera. La razón es que el impacto no es igual para todas las entidades. Hay consenso en que CaixaBank, Unicaja y Sabadell son los bancos más beneficiados, con proyecciones espectaculares en algunos casos si lo que ya proyecta el Euribor se traslada al precio oficial del dinero. La duda es la velocidad de ese movimiento. ¿Subirá una, dos o incluso tres veces este año?

Los grandes beneficiados

JP Morgan cree que un alza de 25 puntos básicos de los tipos de interés tira al alza de los resultados de Sabadell entre un 5% y un 7,5%. Y Deutsche Bank estima una mejora de los resultados de la entidad liderada por César González-Bueno que se dispararía hasta un 70% en dos años si el Euribor tiene motor para subir un punto porcentual. Una estimación tremendamente agresiva por lo difícil que es hacer previsiones ahora. El consenso de analistas también destaca los beneficios para otros bancos, como el Santander.

"Resulta impensable que el Euribor pueda mantener a corto plazo una subida tan vertical como la que hemos visto en las últimas semanas. Lo normal es que vengan días de mayor tranquilidad y de consolidación de los niveles actuales", señalan fuentes de una entidad financiera que asegura haberse visto totalmente sorprendida por la velocidad de la subida de 2022 que, a su juicio, es incluso excesiva.

Entre los expertos hay una clara división de opiniones sobre lo que puede ocurrir hasta final de año. El servicio de estudios de CaixaBank no ve el Euribor más allá del 0,13% cuando acabe el año. Bankinter sube la apuesta hasta el 0,40%. Para el año que viene, la propia CaixaBank ve el indicador en el 0,85%, mientras que desde la asociación de usuarios financieros Asufin se apuesta por un avance hasta el 0,9% en 2023.

Con estas cartas sobre la mesa, ningún banco se beneficia más que CaixaBank. Credit Suisse lo considera el gran favorito teniendo en cuenta que prevé tres subidas de tipos en la zona euro por un total de 75 puntos básicos en una carrera que empezaría en diciembre. A cambio, asegura que el gran impacto en las cuentas del banco catalán -que está apostando muy fuerte por la hipoteca fija en su estrategia comercial- no se vería hasta 2024.

Por su parte, UBS calcula que tanto CaixaBank como Unicaja recogerían con un alza en torno al 20% de su margen de interés un aumento de 100 puntos básicos del Euribor. Todo un alivio en un momento sencillamente decisivo, porque en cuestión de par de meses el Banco Central Europeo (BCE) va a empezar a retirar la barra libre de liquidez que han permitido a la banca financiarse en las condiciones más ventajosas posibles.

No obstante, en las entidades prefieren mantener la cautela. "Nuestros márgenes van a seguir sufriendo durante algunos trimestres y al final todo depende mucho del ritmo de subida de los tipos de interés oficiales. Nuestro objetivo tiene que ser vender el máximo número posible de hipotecas en un momento de enorme incertidumbre por la escalada de la inflación y la incertidumbre económica", señalan en un banco mediano.

Artículos relacionados