Monitor de Consumo Bancario

Un juz­gado ma­llor­quín de­vuelve la cues­tión pre­ju­di­cial ante la Justicia Europea

Algunos jueces se empeñan en llevar la contraria a la Justicia europea sobre el IRPH

Consideran que su apli­ca­ción in­cumple la nor­ma­tiva eu­ropea de prác­ticas des­leales

IRPH, hipotecas cada vez sin menos sospecha.
IRPH, hipotecas cada vez sin menos sospecha.

Las cartas si­guen sobre la mesa en la con­tro­versia sobre el IRPH. Algunos jueces es­paño­les, no mu­chos, ponen en duda la per­mi­si­vidad de la Justicia eu­ropea con este ín­dice: la úl­tima ha sido una ma­gis­trada de un juz­gado de Palma de Mallorca, que ha ele­vado una cues­tión pre­ju­di­cial al Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) en la que pre­gunta si al­gunos bancos han po­dido vul­nerar la nor­ma­tiva co­mu­ni­taria de prác­ticas des­leales en la co­mer­cia­li­za­ción de hi­po­tecas vin­cu­ladas al in­di­ca­dor.

La jueza Margarita Isabel Poveda ya había enviado otra pregunta al órgano comunitario sobre esta figura contractual. En esta ocasión, Poveda plantea que, según la circular 5/1994 del Banco de España (BDE), la introducción del IRPH en un préstamo hipotecario exige aplicar un diferencial negativo, de manera que la TAE del índice se iguale con la del mercado.

Según se indica en la cuestión prejudicial, las entidades no han cumplido con esta obligación, por lo que solicita al TJUE que aclare si este hecho supone una vulneración de la Directiva europea 2005/29/CE sobre competencia desleal; y de ser así, si podría constituir un indicio de la abusividad del índice y su método de cálculo.

Hay que recordar que la jurisprudencia del TJUE en este asunto se opone frontalmente a la del Tribunal Supremo español, ya que el órgano de Justicia comunitario ha descartado que el IRPH tenga un carácter abusivo intrínseco. Esta postura ha provocado la queja de las agrupaciones teledirigidas de afectados y muchas dudas en los juzgados de nuestro país, lo que ha llevado a sentencias contradictorias.

El IRPH, hijo de la burbuja

El IRPH fue introducido de forma masiva en las hipotecas durante los años de la burbuja inmobiliaria, como alternativa al euribor. De hecho, se calcula que casi un millón y medio de préstamos están vinculados a este índice de referencia.

Para calcularlo, las entidades financieras enviaban al BdE la media aritmética de los intereses de sus hipotecas; y acto seguido el supervisor hacía la media de las cifras de todas las entidades y publicaba el resultado. La principal crítica al IRPH radica en su coste: las organizaciones de consumidores denuncian que los afectados acaban pagando entre 250 y 300 euros más que aquellos que tienen su préstamo con el euribor como referencia.

Artículos relacionados