BOLSA

Bodegas Riojanas, alma en pena

En el mer­cado se ob­serva con es­cep­ti­cismo a Bodegas Riojanas. La de­ci­sión de Barón de Ley de salir de Bolsa el año pa­sado ha de­jado al grupo bo­de­guero como único re­pre­sen­tante del sec­tor. Pero, lejos de atraer el in­terés de po­si­bles in­ver­so­res, su co­ti­za­ción deam­bula como alma en pena por los pa­tios de ope­ra­cio­nes.

El volumen de negocio a lo largo del año ni siquiera alcanza los 800 títulos de media diaria, menos de 2.400 euros de actividad. Algo irrisorio, acentuando además su volatilidad pues con solo un puñado de acciones se pueden lograr altas variaciones en su cotización.

Una desidia general que contrasta con la capacidad del grupo bodeguero para mantener una sólida capacidad de crecimiento dentro de su escaso tamaño. La compañía de vinos cerró el pasado ejercicio con un beneficio neto de 693.000 euros, lo cual supone multiplicar casi por cuatro las ganancias de un año antes.

Una fortaleza que parece va a consolidarse este año tanto por la buena evolución de la última cosecha como por la recuperación del negocio de restauración, su principal cliente, así como por la mejoría de la actividad internacional con volúmenes de exportación ya en niveles pre pandemia.

De hecho, los expertos del sector consideran que el grupo se encuentra en una muy buena disposición para aprovechar este viento favorable e impulsar su crecimiento gracias a la positiva segmentación del canal de ventas y al programa de eficiencia interna y reducción de costes puestos en marcha en los últimos años.

Estas excelentes expectativas, sin embargo, contrastan con los paupérrimos niveles de negocio y el estancamiento de la acción que mantienen al valor en niveles de cotización históricamente bajos.

Todo ello alebresta de vez en cuando las especulaciones en los foros bursátiles sobre su posible salida de Bolsa. Los bajos niveles de cotización, según comentan, podría verse justificado por una presión bajista con el fin de abaratar una hipotética opa de exclusión. De hecho, señalan que, para estar así, sería mejor no estar.

Artículos relacionados