Beneficio neto de 1.050 mi­llo­nes, un 3% más, pese al des­censo de un 29% en España

Estados Unidos y Brasil salvan los resultados de Iberdrola en el primer trimestre

A su pre­si­dente, Ignacio Galán, no le gusta nada lo acor­dado en Bruselas y dice que no fun­cio­nará

Ignacio Galán, presidente de Iberdrola.
Ignacio Galán, presidente de Iberdrola.

Iberdrola ha lo­grado en el primer tri­mestre del año un be­ne­ficio neto de 1.058 mi­llones de eu­ros, lo que su­pone un cre­ci­miento de un 3% res­pecto a igual pe­riodo de 2021. El au­mento de los ne­go­cios in­ter­na­cio­nales ha com­pen­sado la caída de España que se salda con un des­censo del 29% de­bido a los altos pre­cios de la ener­gía, subida que no ha tras­pa­sado a sus clien­tes, según la em­presa. Su pre­si­dente, Ignacio Galán, ha cri­ti­cado du­ra­mente la so­lu­ción tem­poral ne­go­ciada en Bruselas por el Gobierno de Sánchez para aba­ratar los pre­cios de la elec­tri­ci­dad.

La eléctrica que preside Ignacio Galán ha señalado que el 80% de la electricidad vendida a los clientes del mercado libre de Iberdrola está pactada a precios que se sitúan entre la mitad y un tercio inferior a los precios de la tarifa regulada.

Por tanto, el crecimiento en los negocios internacionales -un 33% de la filial estadounidense Avangrid, y un 20% de la brasileña Neoenergía-, han salvado los resultados del primer trimestre del año. La contribución de España representa ya menos de un tercio del resultado de la utility.

El beneficio bruto de explotación (Ebitda) ha aumentado un 5% en igual periodo, hasta los 2.951 millones de euros, gracias al buen comportamiento de Estados Unidos y Brasil y el área internacional.

Sólida estructura financiera

El presidente de la eléctrica, Ignacio Galán, ha defendido que Iberdrola tiene un modelo de negocio resiliente en el corto y medio plazo. Cuenta con una alta diversificación, ya que un 70% del negocio bruto procede del exterior, una sólida estructura financiera -el 80% de la deuda es a tipo fijo y largo plazo-, y compras con precios cerrados para 2022, evitando así las tensiones actuales de las materias primas.

La liquidez del grupo supera los 21.000 millones de euros, que permiten cubrir las necesidades de financiación de la eléctrica durante 22 meses. En un contexto inflacionista, la compañía cuenta con el 80% de su deuda financiada a plazo fijo.

Galán ha añadido que “la actual crisis en el mercado energético demuestra la necesidad de acelerar la transición energética para alcanzar la autonomía energética en Europa y descarbonizar nuestra economía”. Para ello, “se necesitan soluciones basadas en el mercado europeo y en un diálogo continuo entre los agentes y las administraciones”, ha añadido.

Dividendo complementario de 0,27 euros

El consejo de administración propondrá a la junta de accionistas la aprobación de un reparto de dividendo complementario correspondiente a 2021 de, al menos 0,27 euros por acción, que se suman a los 0,17 euros por título abonados en concepto de dividendo a cuenta en febrero pasado.

La compañía ha ratificado su previsión de beneficio neto para este año de entre 4.000 y 4.200 millones de euros. Las inversiones de este primer trimestre han ascendido a 2.100 millones de euros. De ellos, el 91% se ha destinado a nueva capacidad renovable y a redes inteligentes. Un 80% de la inversión se ha dirigido a los mercados internacionales, destacando EEUU (32%), Brasil (18%) y Reino Unido (15%).

Ignacio Galán: España "no es una isla energética"

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, ha asegurado que España "no es una isla energética" y se ha mostrado en contra de la 'excepción ibérica' que ha acordado España y Portugal con Bruselas para limitar a un precio medio de 50 euros por megavatio hora (MWh) durante los próximos 12 meses el gas natural utilizado para generación eléctrica, informa EP.

En una conferencia con analistas con motivo de la presentación de resultados del primer trimestre de la compañía, Galán criticó la decisión de "crear regímenes especiales o excepcionales", como el propuesto para el mercado ibérico, en lugar de "buscar soluciones comunes".

En este sentido, defendió que la situación de España "no es diferente" a la del resto de Europa, con unos precios de la electricidad 'spot' (mercado mayorista diario) y 'forward' (futuros) "similares o inferiores" a los de otros países europeos.

Además, el directivo, que negó la existencia de los denominados 'windfall profits', señaló que lo que sí hace diferente a España del resto de Europa es el "diseño erróneo" de su tarifa regulada, que está ligada a la volatilidad de los precios del mercado 'spot', mientras que en otros países el esquema es diferente -como en Portugal con una cesta de precios a futuro- o directamente no existe.

Sin impacto para Iberdrola

De todas maneras, Galán estimó que el acuerdo para aplicar una 'excepción ibérica' para topar el precio del gas destinado a la generación de electricidad, a falta de conocer los detalles, no tendrá "ningún tipo de impacto" para Iberdrola.

A este respecto, señaló que los márgenes "extraordinarios" están en el gas natural y el petróleo, "no en las eléctricas", apuntando que las empresas dedicadas a 'oil&gas' son las que están mejorando sus beneficios.

De esta manera, afirmó que la solución al contexto actual de altos precios energéticos, que se ha visto agravada por el estallido de la guerra en Ucrania, debe pasar por acelerar la electrificación y aumentar las inversiones en renovables. "Si lo hubiéramos hecho, seríamos mucho menos vulnerables a las crisis externas", dijo.

Por ello, subrayó que la respuesta pasa por "más Europa", fomentando, además, los contratos a largo plazo y "evitando medidas estructurales para resolver situaciones transitorias".

Artículos relacionados