La ener­gé­tica me­jo­rará el di­vi­dendo en efec­tivo hasta el 5%, con un total de 0,63 euros

Repsol tendrá un socio en su filial de renovables en julio

Dispara sus be­ne­fi­cios a 1.392 mi­llones hasta marzo, el doble que en 2021

Antonio Brufauy Josu Imaz, Repsol.
Antonio Brufauy Josu Imaz, Repsol.

Repsol busca un socio es­table para fi­nales del mes de julio -cuando se pre­senten los re­sul­tados del se­gundo tri­mes­tre-, para el ca­pital de la fi­lial de re­no­va­bles. Así lo ha re­co­no­cido el con­se­jero de­le­gado, Josu Jon Imaz, en la pre­sen­ta­ción de los re­sul­tados a los ana­lis­tas. Para esa fe­cha, in­cluso puede que en junio pró­ximo, la ener­gé­tica po­dría anun­ciar el in­versor que en­trará en Repsol Renovables,. una op­ción que con­si­dera mejor que una sa­lida a Bolsa.

El objetivo, tanto del presidente, Antonio Brufau, como de Imaz, es que todo esté cerrado cuando se presenten las cifras del primer semestre del año. Desde hace meses, la compañía ha distribuido el cuaderno de venta entre potenciales inversores que están interesados en tomar una participación de la filial de renovables. JP Morgan ha sido el banco elegido para pilotar la operación.

El plan de Repsol es no vender más del 25% del capital. La valoración sobre la que trabaja la energética se sitúa en torno a los 4.000 millones de euros, lo que supondría unos ingresos para la compañía de unos 1.000 millones de euros, que ayudarían a potenciar las inversiones en energías verdes.

Alineado con la estrategia de crecimiento

Imaz ha comentado ante los analistas que, la entrada de un socio en renovables se aprobará siempre que aporte “valor” y esté “alineado con la estrategia de crecimiento del grupo”. El alto ejecutivo de Repsol dejó claro que el proceso se está llevando de forma tranquila, sin ninguna prisa, pues la compañía está respaldada por una fuerte generación de caja.

La liquidez de Repsol se situó en el primer trimestre del año en 9.823 millones de euros, suficiente para cubrir 3,5 veces los vencimientos de deuda a corto plazo, por encima de las 2,95 veces de final de diciembre.

Momento financiero fuerte

Y es que, Repsol atraviesa por un momento financiero fuerte gracias a la subida que ha registrado el petróleo en los últimos meses. El grupo multienergético ha batido récord de beneficios tras haber ganado 1.392 millones de euros en el primer trimestre del año frente a los 644 millones, el doble de la cifra registrada en 2021, gracias a la subida del precio del crudo.

El resultado neto que mide el desempeño de los negocios se situó en 1.056 millones de los que un 69% provienen del área de exploración y producción. Esta subida de los hidrocarburos, que tocaron máximos, no se registraba desde 2008, lo que ha influido notablemente en los resultados de la compañía.

“Estos resultados demuestran la fortaleza de nuestro modelo de negocio integrado y la acertada senda de nuestro Plan Estratégico”, ha declarado el consejero delegado, Josu Jon Imaz, y ha añadido: “en 2022, vamos a continuar avanzando en nuestra transformación y en nuestros objetivos de descarbonización, aportando valor a nuestros accionistas demostrando responsabilidad a la hora de suministrar electricidad a los clientes”.

Una media de102,2 dólares/barril

La espectacular subida del crudo se debió en una gran parte a la guerra de Ucrania por parte de Rusia, que ha provocado que el petróleo Brent del Mar del Norte haya alcanzado una media de 102,2 dólares el barril, frente a los 61 dólares de igual periodo de 2021. El precio del gas Henry Hub se pagó a una media de 5 dólares por MBtu, cerca del doble de hace un año, cuando cotizaba a 2,7 dólares.

El flujo de caja operativo se situó en 1.091 millones de euros, por encima también de los datos registrados en el primer trimestre de 2021. Excluyendo el fondo de maniobra, esta cifra se dispara hasta los 3.064 millones, un notable incremento (+1.437 millones), respecto a la cifra comparable de igual periodo del año anterior.

Respecto a la deuda neta, se situó en 5.900 millones de euros frente a los 5.762 millones del pasado año. Por su parte, la liquidez alcanzó los 9.823 millones suficiente para cubrir 3,5 veces los vencimientos de deuda a corto plazo, por encima de las 2,95 veces de final de diciembre.

Mejora del dividendo

La fuerte generación de caja se ha visto reflejada desde el pasado ejercicio en una mejora de la retribución a los accionistas, que el pasado 11 de diciembre recibieron un dividendo bruto de 0,30 euros por título. Adicionalmente, el consejo de administración ha propuesto a la junta de accionistas que se celebra el próximo 6 de mayo una mejora del dividendo en efectivo del 5%, hasta los 0,63 euros por acción.

Esta mejora en el dividendo se realizará mediante la amortización de 75 millones de acciones propias representativas del 4,91% del capital social de la petrolera. En este entorno y, según lo establecido en el Plan Estratégico, la compañía ha llevado a cabo un programa de compra de acciones, lo que ha supuesto la adquisición de 11,6 millones de títulos. Imaz ha vuelto a dejar la puerta ante los analistas a aumentar la retribución a los accionistas por esta misma fórmula de futuras comprar de acciones.

Exploración y producción

Por áreas de negocio, la actividad de exploración y producción obtuvo un resultado de 731 millones, frente a los 327 millones del pasado ejercicio. La petrolera logró una subida del 69,2% en el caso del precio de realización del crudo y del 120,6% en el caso del gas.

La producción neta del primer trimestre ascendió a 558.500 barriles equivalentes de petróleo, inferior a la del mismo periodo de 2021, tras la venta de activos en Malasia, Rusia, Ecuador, Vietnam. Noruega y Argelia y el cese de la producción en España. Este descenso ha sido compensado en parte con la compra de activos en EEUU.

El resultado del área industrial avanzó hasta los 236 millones, frente a los 73 millones contabilizados en 2021. Según la petrolera, el negocio del refino fue fundamental para lograr este incremento. También contribuyó notablemente el negocio del trading, mientras que el entorno internacional perjudicó al área de química.

Respecto al negocio comercial y de renovables, obtuvo un resultado de 117 millones de euros, cifra ligeramente por encima de los 101 millones contabilizados el pasado año, periodo en el que se vio afectado por las restricciones a la movilidad derivadas de la crisis sanitaria y los efectos de la tormenta Filomena. Los mayores precios de la electricidad y el gas disminuyeron el resultado del negocio de comercialización minorista de estas energías.

En el ámbito de la movilidad, Repsol reforzó su compromiso con los clientes en los primeros meses de 2022, estableciendo descuentos en sus estaciones de servicio ante la subida de precios de carburantes provocada por la invasión de Ucrania. Estas rebajas, que comenzaron el pasado 16 de marzo, van más allá de la bonificación del Estado con una rebaja total que alcanza para los usuarios de la aplicación Waylet y clientes profesionales de Solred de un mínimo de 30 céntimos por litro de combustible.

Artículos relacionados