BOLSA

Repsol mira al viento del mar

Dentro de su es­tra­tegia para dar cada vez más peso a las ener­gías sos­te­ni­bles, Repsol ha al­can­zado un acuerdo para tener un rol de li­de­razgo en el sector de la eó­lica ma­rina flo­tante. Para ello, la mul­ti­na­cional es­pañola ha fir­mado un acuerdo con el gi­gante danés Ørsted con el fin iden­ti­ficar y desa­rro­llar pro­yectos con­juntos en España

.

Ambas compañías han mostrado su "ambición por convertirse conjuntamente en líder en el desarrollo de la eólica marina flotante en el país, sumando sus fortalezas". Esta alianza permitirá combinar la experiencia de Repsol como proveedor global de multi energía y la de Ørsted como líder mundial en eólica marina.

Repsol tiene en la generación de energía eléctrica renovable uno de sus "pilares" de descarbonización y, recientemente, ha actualizado sus objetivos de capacidad instalada en 2030, hasta alcanzar los 20 GW, lo que supone un incremento del 60% respecto a la meta anterior. En 2025, la capacidad instalada aumentará hasta 6GW.

Con el fin de impulsar este giro estratégico, el grupo viene incrementando sus objetivos de inversión en proyectos sostenibles. En el período comprendido entre 2021 y 2025, la compañía destinará 1.000 millones de euros adicionales a proyectos bajos en carbono, hasta un total de 6.500 millones, frente a los 5.500 millones de euros establecidos en su plan estratégico.

Hasta la fecha, Ørsted ha instalado aproximadamente 13 GW de capacidad de energía renovable entre eólica marina (7,6 GW), eólica terrestre (3,4 GW) y biomasa sostenible (2 GW).

Esta alianza con Ørsted, líder mundial en eólica marina, ayudará a posicionar a Repsol como un referente en el desarrollo futuro de la tecnología flotante, en la que el grupo ya tiene experiencia gracias a su participación en el proyecto Windfloat Atlantic en la costa de Portugal.

Los operadores consideran que este tipo de noticias impulsarán aún más la tendencia alcista que viene desarrollando Repsol en Bolsa desde finales de 2020. Un año y medio de constante empuje que ha situado a la acción en zona de máximos históricos relativos.

Aunque cabe aprovechar algunas puntuales recogidas de beneficios para ir tomando posiciones, todo apunta a que en el corto y medio plazo superará la barrera de los 13 euros por acción, lo cual supone un potencial adicional del 10 a sumar a su alta rentabilidad por dividendo del 7,5%.

Artículos relacionados