Monitor de Consumo Bancario

Otra bofetada judicial al BBVA por imponer los gastos hipotecarios a los clientes

Ocho mi­llones de usua­rios tu­vieron abo­naron estos gastos antes de la Ley Hipotecaria de 2019

BBVA
BBVA

Con la in­fla­ción al ga­lope y los pre­cios de las hi­po­tecas a tipo va­riable su­biendo sin pa­rar, son pocas las buenas no­ti­cias para los vin­cu­lados a un prés­tamo por vi­vienda. Entre tanta ad­ver­si­dad, el juz­gado de pri­mera ins­tancia nú­mero 101 bis de Madrid les dio una pe­queña vic­toria al hacer pú­blica la sen­tencia en la que con­de­naba al BBVA a re­em­bolsar a una vein­tena de afec­tados los gastos hi­po­te­ca­rios in­de­bi­da­mente pa­ga­dos.

Los clientes iniciaron el pleito a través de una demanda acumulada organizada por una asociación de consumidores.

El fallo decisivo

La decisión del juzgado madrileño declara nulo de pleno derecho el inciso que impone al prestatario el abono de los gastos de notaría y registro, así como los de gestoría y la tasación. Asimismo, condena al BBVA a restituir las cantidades que los clientes pagaron por estos conceptos más el interés legal correspondiente.

El éxito de la demanda contra el banco que preside Carlos Torres se traduce en un total de 12.611 euros que regresan a los bolsillos de los afectados. Cada familia recuperará cantidades que oscilan entre los 600 euros y los 1.400, en función de la cuantía del préstamo hipotecario contratado y sus gastos asociados, a los que habrá que sumar los intereses correspondientes.

Una práctica fulminada por la ley

Los gastos hipotecarios son aquellos que se generan una vez suscrito el contrato de préstamo y, aunque no derivan directamente de éste, son necesarios para su formalización. Se consideran dentro de este grupo los pagos de notaría, registro, tasación, gestoría y tributos.

Según los cálculos de las organizaciones en defensa de los derechos de los consumidores, hasta ocho millones de hipotecados tuvieron que hacer frente en solitario al abono de estos servicios antes de que la Ley Hipotecaria 5/2019 pusiera coto a la práctica, común entre algunos bancos, de imponérselos a los clientes.

Esta norma delimitó claramente la parte de los gastos de formalización del préstamo que corresponde al prestatario: el cliente solo pagaría la tasación y las copias de la escritura que solicite. Sin embargo, en 2021 el Tribunal Supremo dio un paso más y, en una sentencia histórica, declaró que las entidades financieras deben hacerse cargo del 100% de los gastos de tasación, gestoría y registro, y del 50% de los de notaría.

Esta jurisprudencia del Alto Tribunal abrió la puerta a sentencias como la emitida contra el BBVA, que se verá obligado a reembolsar a los clientes las cantidades que han pagado por estos conceptos.

Artículos relacionados