MEDIOS

Pepa Bueno no pre­sen­ciará la pró­xima cam­paña elec­toral desde la di­rec­ción de El País

Los Entrecanales vuelven para echar una mano al Gobierno, esta vez en Prisa

Telefónica vende su par­ti­ci­pa­ción en Prisa a una ins­tru­mental de la fa­milia cons­truc­tora

Grupo Prisa
Grupo Prisa

Los Gobiernos so­cia­lis­tas, es­pe­cial­mente el de José Luis Rodríguez Zapatero, siempre tu­vieron una de­bi­lidad por los Entrecanales. En la fase final de la pri­va­ti­za­ción de la eléc­trica pú­blica Endesa, el Gobierno so­cia­lista de Zapatero libró una in­tensa ba­talla frente a las huestes po­pu­lares para de­fender la op­ción ita­liana de Enel frente a la ale­mana de E.On, que ca­pi­ta­neaba el "popular" Manuel Pizarro. Acciona, la cons­truc­tora de los Entrecanales, le echó un cable a Zapatero y asumió una parte de la compra de Endesa, con José Manuel Entrecanales con­vir­tién­dose en pre­si­dente de Endesa más tarde, el 17 de oc­tubre de 2007.

Una pequeña instrumental vinculada a los Entrecanales, Global Alconaba, ha reaparecido ahora en los medios, casi 15 años después y con otro Gobierno socialista, para que la decisiva participación de Telefónica en Prisa, que fue clave para el cambio de poder en el diario El País tras la salida de Juan Luis Cebrián como CEO, caiga en manos "amigas".

De paso, la operadora española que preside José María Álvarez-Pallete ha cumplido con el deseo unánime del consejo para poner fin a unos de los legados innecesarios de la era de César Alierta. Es decir, salir del capital de la empresa editora muy identificada ideológicamente con el Gobierno de Sánchez, y que le estaba generando problemas no deseados con otros socios y en sus relaciones financieras nacionales e internacionales.

Según una comunicación a la CNMV, la compañía de Pallete ha llegado a un acuerdo con la sociedad Global Alconaba para la venta de 50.147.058 acciones de Prisa, equivalente al 7,076% del capital social de Prisa, por un importe total de 34 millones de euros. Una minucia para la capacidad adquirida para discernir y determinar equilibrios en Prisa. Tras el acuerdo, la editora cerró su cotización en la Bolsa de Madrid a 0,579 euros por acción y la operación se hizo a 0,68 euros, pagaderos en efectivo. Una diferencia con un sobrecoste de más del 15%.

De esta manera, y como el Consejo de Telefónica ambicionaba desde hace años, la actual participación de Telefónica en Prisa ha descendido a 13.839.900 acciones, equivalente a apenas el 1,953% del capital social de la compañía editora..

La clave está en la sociedad compradora del paquete accionarial. Se trata de Global Alconaba, administrada por Andrés Varela Entrecanales, primo de José Manuel Entrecanales, presidente de Acciona y que ya era accionista de Prisa y de Imagina Media, que a su vez ostenta un 40% de La Sexta. Una transacción que concede más poder mediático a la larga mano a la Moncloa de Sánchez de cara a unas próximas elecciones generales el año que viene.

El papel de los Migueles

No hay que ser muy imaginativo para sospechar donde se ha fraguado la operación y que consolidará el mayoría accionarial que ahora manda en Prisa, cuya batuta editorial está en manos del periodista Miguel Barroso y donde el superactivo Miguel Contreras perpetra en la sombra operaciones corporativas de gran calado, sobre todo en el área de los medios audiovisuales. Ambos, más separados de lo que parece, fueron colaboradores estrechos de Zapatero, con cargos en el Palacio de la Moncloa.

Atención, por tanto, a los próximos movimientos en Prisa y en la Sexta, incluyendo el recambio recién ganado de Pepa Bueno en la dirección de El País. Según fuentes internas del grupo mediático, la periodista se ha "quemado" en la defensa a ultranza de la permanencia de Juan Luis Cebrián como columnista dominical del histórico rotativo. Su firmeza en el apoyo a "Janli" no ha gustado en Moncloa, que ahora espera su oportunidad. La campaña electoral del PSOE en las próximas elecciones generales está en juego y ella no la protagonizará desde Miguel Yuste. Roma no perdona.

Artículos relacionados