Los pre­cios des­bo­cados ame­nazan una re­cu­pe­ra­ción que nunca llega

La inflación le costará a España 12.000 millones solo en pensiones y deuda

Las pen­siones po­drían en­ca­re­cerse en 11.000 mi­llones de euros y la deuda en otros 1.000 mi­llones

Sistema de pensiones
Sistema de pensiones

La in­fla­ción ame­naza con con­ver­tirse en una má­quina de des­truc­ción de la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mica en España. La Comisión Europea acaba de lanzar un jarro de agua fría sobre las ex­pec­ta­tivas para este año. Ha re­du­cido el cre­ci­miento eco­nó­mico hasta el 4% y con­si­dera que el avance de los pre­cios se si­tuará a fi­nales de año en el 6,3%. La fac­tura de la in­fla­ción para España puede ele­varse hasta los 12.000 mi­llones de euros du­rante el pró­ximo ejer­ci­cio.

La subida de los precios constituye una auténtica bomba de relojería para este año, porque podría suponer un fuerte crecimiento del gasto en pensiones. Hace unas semanas, el Banco de España había pronosticado una revalorización de las pensiones de 13.500 millones de euros de acuerdo a un IPC del 7,5%. En caso de que se cumplan las últimas previsiones de Bruselas, esta factura rondaría los 11.000 millones de euros.

El fuerte avance de la inflación ha motivado una poderosa corriente de opinión favorable al establecimiento de un pacto de rentas, que evite que el alza de los precios se traslade a los salarios de los trabajadores y vuelva a repercutirse sobre la economía. En ese pacto de rentas que defienden políticos y economistas se ha comenzado a incluir a los pensionistas. Estos y los funcionarios se han convertido en carne de cañón en todas las crisis recientes.

En cuestión de pensiones, el Gobierno actual ya no puede echar mano del Fondo de Reserva de la Seguridad Social. La llamada hucha de las pensiones, que se creó en el Pacto de Toledo, llegó a contar con cerca de 67.000 millones. Pero el Gobierno de Rajoy modificó la ley para eliminar el límite anual para sacar dinero, para disponer de 77.437 millones de euros y dejar el fondo en mínimos.

Mientras tanto, la subida de los tipos de interés que realice el Banco Central Europeo durante este año tendrá repercusión sobre la financiación del Estado, en un momento en que la deuda pública alcanza ya los 1,453 billones de euros. Según todos los indicios, el Banco Central Europeo comenzará a subir el precio oficial del dinero este verano. Y podría ser que lo hiciera con contundencia, a juzgar por lo realizado por la Reserva Federal Estadounidense.

Dinero más caro

Los expertos consideran que el BCE va a llevar a cabo tres subidas de los tipos de interés de un cuarto de punto cada una, lo que significa que durante 2022 encarecerá el precio del dinero en 0,75 puntos. España deberá afrontar vencimientos de deuda en el entorno de los 120.000 millones de euros en 2023, y si se tuviera en cuenta el alza de intereses a corto plazo, esa subida supondría un coste de 900 millones de euros adicionales. En todo caso, los tipos a largo plazo pueden tensarse todavía más en los mercados secundarios de deuda.

En el presente ejercicio, las subidas apenas supondrán un encarecimiento del coste financiero de la deuda de unos 300 millones.

Artículos relacionados