Las ges­toras na­cio­nales suben la apuesta por un grupo cada vez más di­ver­si­fi­cado

Paramés pone en valor el negocio de renovables de un 'tapado' llamado Elecnor

El final abrupto de Siemens Gamesa en bolsa es­ti­mula la en­trada de más in­ver­sores

Elecnor
Elecnor

No hay nada como que un gestor es­trella haga una apuesta fuerte por uno de esos va­lores me­dianos que tran­sitan por el mer­cado con­tinuo con la má­xima dis­cre­ción. Eso es lo que ha hecho Francisco García Paramés en Elecnor, uno de los viejos roc­keros de la bolsa es­pañola que, sin ruido, ha ido cons­tru­yendo un mo­delo de ne­gocio muy di­ver­si­fi­cado en el que las ener­gías re­no­va­bles son uno de los grandes pi­lares y la gran es­pe­ranza de fu­turo.

A través de los fondos de Cobas, el que fuera gestor estrella de Bestinver ha tomado el 3% del capital. Una apuesta de más de 30 millones de euros a precios de mercado con la que García Paramés refuerza su apuesta creciente por el negocio de la energía. Y con la que da una visibilidad impagable a una compañía que, con un valor en bolsa de más de 1.000 millones de euros, busca más reconocimiento en el parqué.

En un 'equity history' registrado en la Comisión Nacional del Mercado de Valores el pasado mes de mayo, Elecnor hace gala de diversificación geográfica -está presente en los cinco continentes y sólo el 48% de los ingresos procede de España-, y está presente en los negocios de electricidad, generación de energía, construcción, medioambiente y agua, telecomunicaciones, instalaciones, mantenimiento, Oil&Gas y ferrocarriles.

Con estas credenciales, el grupo tiene una estrategia muy definida en renovables a través de su filial Enerfín. El valor contable de los activos en gestión en energía eólica y fotovoltaica es de alrededor de 700 millones de euros, con un portfolio de 8,4 GW que quiere hacer crecer en plena apuesta general por frenar el cambio climático. La compañía estima que las renovables supondrán el 50% de la generación mundial de electricidad en 2030.

Un negocio de oro

Acelerar en el negocio de renovables pasa también por la búsqueda de un compañero de viaje para Enerfín, que crece a toda velocidad. En 2021, las ventas de la filial de generación eólica supusieron cerca del 10% de la facturación total del grupo, con crecimientos superiores al 70%. Se trata por tanto de un negocio emergente en Elecnor al que los fondos se están subiendo a toda velocidad.

Además de Cobas, otras gestoras con sello español como AZ Valor han apostado fuerte por la compañía. Consideran que este es el momento de subirse al barco de Elecnor, cuando el negocio de renovables del grupo empieza a asomar la cabeza. Y no es casualidad tampoco que las compras se hayan intensificado justo ahora que un competidor de largo alcance como Siemens Gamesa está al borde del adiós al mercado bursátil.

El desplome bursátil del fabricante de aerogeneradores y la OPA de saldo de la matriz alemana darán casi con total seguridad con los huesos de Siemens Gamesa fuera del parquet. "Muchos fondos van a buscar alternativas en compañías españolas del sector, y Elecnor es una opción atractiva. Además, la política de retribución al accionista es sugerente y el dividendo ha crecido más de un 20% desde 2017", señalan fuentes bursátiles.

Controlado por una decena de familias vascas y andaluzas agrupadas en la sociedad Cantiles XXI, dueña del 52% del capital, Elecnor parece preparada para dar el salto en cuestión de poco tiempo a la primera división del negocio de renovables entre las empresas cotizadas españolas. La apuesta de las gestoras de autor españolas es inequívoca y está por ver la capacidad de arrastre sobre el resto en un clásico de la bolsa española muy renovado.

Artículos relacionados