OPINIÓN

El Estado de la Nación en España... después de la dimisión de Johnson

Las di­fe­ren­cias entre España y el Reino Unido con­vierten el de­bate par­la­men­tario en im­pre­vi­sible

Sánchez y Rajoy, otros tiempos otros debates.
Sánchez y Rajoy, otros tiempos otros debates.

Stendhal, en Rojo y Negro: "Cuando apor­taba he­chos era una de­licia es­cu­charlo. Por lo demás en po­lí­tica era cí­nico y des­ver­gon­za­do”. ¿Cuál de estas dos op­cio­nes, datos u opi­nio­nes, pre­va­le­cerá en las dis­cu­siones sobre el Estado de la Nación en España? El can­di­dato vir­tual a la pre­si­dencia y di­ri­gente má­ximo del prin­cipal par­tido de la opo­si­ción, Alberto Feijóo, in­sis­tirá, por per­sona in­ter­puesta, en los tiempos os­curos que se ave­ci­nan, si Pedro Sánchez con­tinúa como pre­siente del Gobierno. La in­fla­ción se agu­di­zará y con ella la pér­dida de con­fianza de los ciu­da­da­nos. Profecías sin datos como tam­poco lo fueron otras...

Paul Krugman, premio Nobel de Economía, aporta datos en sentido contrario: “La tasa de inflación implícita a cinco años caerá a un 2,48%”. Dicho con otras palabras, el precio al por mayor de la gasolina ha bajado 20 centavos por litro desde su máximo hace un mes. Asimismo los mercados financieros están desactivando el estado de alarma inflacionista.

En efecto, el diferencial entre los tipos de interés de los Bonos ordinarios y los Bonos protegidos contra la inflación, se ha reducido de manera significativa. Algo así como si la prima de riesgo, el diferencial entre el tipo de interés entre el Bono alemán y el español registrase un acercamiento significativo.

El Reino Unido no va bien y el Sr. Johnson no responde a las pautas morales de la democracia británica. Además, la economía británica va mal. En la anterior crisis, 2007/2009, el PIB del Reino Unido avanzaba a una tasa del 2,7%; en la normalidad post-pandémica el PIB sólo consigue incrementos del 1,7%.

Los daños de ese bajo crecimiento se cifran en 100.000 millones de libras con una repercusión de 40.000 millones de libras en el déficit presupuestario. En España se ha conseguido reducir el déficit presupuestario y de la deuda pública gracias a un incremento del PIB del 4%.

Las exportaciones británicas a la UE han caído un 16%, las españolas continúan ganando cuota de mercado. La depreciación de la libra no ha conseguido estimular sus exportaciones, pero sí encarecer sus importaciones. Impacto pacto inflacionista que lleva a una tasa del IPC del 9,1% en mayo y unas previsiones para junio del orden del 11,1%.

Johnson no ha dimitido por la mala gestión de su economía sino por sus desvergonzadas fiestas palaciegas y sus continuas mentiras al Parlamento. Su equívoca relación con la verdad ha hecho saltar la moral parlamentaria conservadora y especialmente la de los miembros de su gabinete.

Los siete principios sobre el comportamiento de los gobernantes, establecida en 1995 por Lord Nolan, han sido sistemáticamente incumplidos. Johnson ha dejado de ser un gobernante creíble.

Nada comparable a lo sucedido en España. La economía mantiene una buena salud y los gobernantes una respetable actitud. El paro baja, el empleo aumenta, el precio de la gasolina es más bajo que en la media de Europa. En Grecia concretamente el litro cuesta 2,4€. No hay juergas palaciegas y sí una excelente organización para la cumbre de la OTAN. Esperemos que el Estado de la Nación confirme la importancia de los hechos y deseche las fantasías catastróficas.

Artículos relacionados