Residencias de es­tu­dian­tes, ho­teles y la fibra rural de Telefónica, sus ob­je­tivos

El fondo holandés PGGM aparca la crisis y echa el resto en la bolsa española

Se quedó, contra su vo­lun­tad, fuera de la venta de la fi­lial de re­no­va­bles de Repsol

Sede de Repsol
Sede de Repsol

Hace poco más de un mes, Repsol cerró la es­pe­ra­dí­sima venta de un 25% de su fi­lial de re­no­va­bles al con­sorcio for­mado por Crédit Agricole Insurances y el fondo suizo EIP. Por la ope­ra­ción, que va­loró el ne­gocio de ener­gías lim­pias de Repsol en cerca de 4.400 mi­llones de eu­ros, pujó muy fuerte el fondo de pen­siones ho­landés PGGM. No con­si­guió el ob­je­tivo, pero man­tiene in­tacta toda su po­tencia de fuego en suelo es­pañol.

Todo parece indicar que PGGM ha presentado la mejor oferta por Resa, dueña de la mayor cartera de residencias de estudiantes de España, valorada en unos 900 millones de euros. Un segmento en plena ebullición en España, donde están compitiendo algunos de los mayores fondos del mundo y donde se cierran operaciones continuamente. Livensa (Brookfield) o Round Hill han comprado residencias universitarias en Madrid, Sevilla o Valencia.

El proceso de venta de Resa sigue abierto, y todo parece indicar que PGGM y Bankinter son los dos mejores postores para el grupo, que va a protagonizar la segunda mayor operación inmobiliaria del año. Por delante sólo está la gigantesca recompra por parte de BBVA de la cartera de oficinas Tree que había sido traspasada a Merlin Properties. En plena crisis y según el segmento, el mercado inmobiliario español no pierde interés alguno para los grandes inversores.

“Cuando hay activos de primer nivel que marcan diferencias como los de Resa, hay batalla segura. Hay muchos fondos cargados de liquidez, como PGGM, que quieren aprovechar el momento para liderar sectores con un enorme potencial del crecimiento como en el de las residencias de estudiantes, capaces de resistir mucho mejor el enfriamiento que la crisis produce en otros activos”, señalan fuentes del sector que recuerdan el dinamismo de esta actividad en países como Estados Unidos.

Residsencias para estudiantes

En la primera economía del mundo, el volumen de operaciones de residencias para estudiantes se disparó más de un 120% en el primer trimestre del año hasta los 2.400 millones de dólares, con compras millonarias por parte de grandes fondos como Blackstone o la mucho más reciente protagonizada por Harrison Street, que ha puesto sobre la mesa de KKR 725 millones por siete residencias con 4.500 camas.

De vuelta a España, PGGM amplía su ofensiva en el inmobiliario al sector hotelero. En el arranque del año puso en marcha una ‘joint venture’ junto a London&Regional para invertir 1.000 millones de euros en hoteles de cinco grandes mercados europeos como España, Italia, Francia, Benelux y Alemania. En un escenario distinto ahora en medio de una gran crisis geopolítica y económica, PGGM está dispuesto a poner toda la carne en el asador en España.

Con cerca de 300.000 millones de euros gestionados en todo el mundo al cierre de 2021, PGGM -que es accionista de Madrileña Red de Gas y Globalvía y ha tenido participaciones significativas en Metrovacesa o Colonial- también apuesta fuerte en compañía de Allianz Partners por el negocio de fibra rural de Telefónica, otra de las operaciones calientes en el mercado español que podría resolverse a lo largo de este mes de julio.

Se trata, por lo tanto, de una ofensiva total en suelo español es un momento especialmente incierto. “La crisis está generando oportunidades y está poniendo a muchas empresas en modo vendedor. Los fondos no quieren dejar pasar la oportunidad de comprar a precios razonables, aunque también hay que decir que no hay chollos. La competencia es alta como se está viendo en los procesos competitivos de las operaciones más atractivas”, señalan fuentes del mercado.

Artículos relacionados