Desde que co­menzó la guerra en Ucrania el co­mercio ru­so-a­siá­tico se ha dis­pa­rado

China e India ayudan a Rusia a sortear las sanciones europeas y norteamericanas

Los asiá­ticos du­pli­caron sus com­pras de pe­tróleo en ju­nio, en de­tri­mento de Arabia Saudita

Vladimir Putin y  Xi Jinping.
Vladimir Putin y Xi Jinping.

China se man­tiene como el prin­cipal aliado de Rusia frente a las san­ciones que Estados Unidos y Europa le han im­puesto por la in­va­sión de Ucrania. El país asiá­tico se ha con­ver­tido en el prin­cipal com­prador del pe­tróleo ruso junto a India, gra­cias a los des­cuentos apli­cados por Moscú en el crudo. Entre los meses de marzo y ju­nio, China ha com­prado energía rusa por 25.300 mi­llones de dó­la­res, casi el doble de los 13.500 mi­llones que había abo­nado el pa­sado año.

China ha decidido reducir su demanda de petróleo de Arabia Saudita, que supone unos mayores costes.

Rusia ha incrementado las ventas de petróleo casi un 10%, hasta situarlas en los 7,29 millones de toneladas, según datos de Aduanas. La cifra incluye el crudo bombeado a través del oleoducto del Océano Pacífico de Siberia Oriental y los envíos marítimos desde puertos europeos y del lejano oriente.

Rusia ha hecho una finta a las sanciones, gracias a China e India, que se han convertido en sus principales valedores frente a la ofensiva política y económica de Estados Unidos y Europa. Además, estos dos países se han postulado como potentes socios en el caso de la configuración de un sistema de pagos paralelo al dólar, junto a Brasil, Sudáfrica.

Una situación que no es nueva, porque “si se toman como referencia los 100 primeros días de la guerra (desde el 24 de febrero al 3 de junio) estos son los datos de sus beneficios: ha ganado 93.000 millones de euros exportando combustibles fósiles”, según el diario digital Newtral. “Este dato lo da el Centro de investigación para la energía y el aire limpio (CREA, por sus siglas en inglés) que contabiliza, además, cuánto de esa cantidad le llegó de la Unión Europea al importar el 61% del total de las ventas exteriores rusas en ese periodo de tiempo: 57.000 millones de euros. Entre los países que más importaron están China en primer lugar, con 12.600 millones de euros, e India en octavo puesto, con 3.4000 millones de euros”.

Segundo exportador

Rusia es el segundo mayor exportador mundial detrás de Arabia Saudita, según datos de la Agencia Internacional de la Energía (AIE). Rusia exporta entre 4 millones y 5 millones de barriles diarios de crudo, lo que supone más del 8% de la demanda de petróleo crudo y sus derivados. Antes de las sanciones, el 53% del petróleo ruso se vendió a Europa, mientras que un 39% a Asia, principalmente a China.

La situación del mercado del petróleo refleja las fuertes tensiones geopolíticas entre los diferentes estados. Venezuela no vende petróleo a China por el veto de Estados Unidos. El incremento de las compras a Rusia supone ahora una caída en la demanda del petróleo de Arabia Saudí. En el mes de junio, China importó 5,06 millones de toneladas de petróleo de Arabia, lo que supone 1,23 toneladas menos de las compras de mayo y un 30% del mes de junio del año pasado.

En lo que va del año, las importaciones chinas desde Rusia totalizaron 41,3 millones de toneladas (1,67 millones de barriles por día), un 4 % más que el año anterior, pero aún por detrás de Arabia Saudita, que suministró 43,3 millones de toneladas (1,75 millones de barriles diarios), un volumen 1% por debajo del nivel de hace un año, indica ZeroHedge

Artículos relacionados