Monitor de Consumo Bancario

Madrid pro­yecta fa­ci­litar el pago con 'plásticos' y me­dios di­gi­tales en las casas de apuestas

Juegos de azar y tarjetas de crédito, un pleno más que explosivo

Las aso­cia­ciones ve­ci­nales sos­tienen que es­ti­mula la lu­do­pa­tía, pos­tura res­pal­dada por es­tu­dios psi­co­ló­gicos

Hall de entrada del Caesars (Hotel y Casino) en el Reino de Don Quijote
Hall de entrada del Caesars (Hotel y Casino).

Que la tar­jeta de cré­dito nos hace más des­pren­didos a la hora de gastar es más que una creencia po­pu­lar; es un hecho de­mos­trado por la cien­cia. ¿Qué ocurre si se per­mite este tipo de pago en los juegos de azar? Las aso­cia­ciones ve­ci­nales ma­dri­leñas lo tienen claro: ga­so­lina para el fuego de la lu­do­pa­tía. Por eso se oponen con fir­meza al pro­yecto de Orden de la Comunidad de Madrid (CAM) para per­mitir el pago a cré­dito en los lo­cales de apuestas de la re­gión.

Por el momento, el proyecto normativo lleva por nombre 'Proyecto de Orden por la que se regulan distintos medios de pago para la práctica de determinados juegos de suerte, envite o azar', y se encuentra en período de consulta pública hasta el 22 de agosto.

En el argumentario que se ha sometido a escrutinio ciudadano se expone "la progresiva disminución del uso del dinero en efectivo en las transacciones económicas diarias y la generalización de la utilización de medios de pago electrónicos, es una realidad social que se ha instalado como una práctica habitual en nuestra sociedad, a la que no es ajena el sector del juego".

Esta realidad es señalada en el texto como un problema a solucionar, por lo que apela a la "seguridad jurídica" para llevar a cabo "la regulación de medios de pago distintos y adicionales al efectivo para la práctica de las actividades desarrolladas mediante máquinas de juego y de azar y las apuestas", todo "en el marco de una práctica de juego responsable".

Los barrios, en pie de guerra

Las razones esgrimidas por el Gobierno autonómico, basadas en la evolución de los usos y costumbres sociales son calificadas como "excusas" por el colectivo vecinal madrileño, agrupado en la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FVRAM), que ha presentado alegaciones exigiendo la retirada de la iniciativa.

En un comunicado, la FVRAM ha denunciado la "agnosticidad y alevosía" con que la CAM abría el período de consultas públicas del proyecto de Orden en el portal de transparencia de la comunidad, el pasado viernes 29 de julio, "el mismo día en el que millones de madrileños y madrileñas iniciaban sus vacaciones".

La Federación sostiene que el proyecto contraviene los objetivos de prevención de la ludopatía del Plan Nacional sobre Drogas, "que promueve la ejecución de políticas encaminadas a reducir la presencia y el consumo de juego en nuestra sociedad", así como la normativa autónomica al respecto.

Éste no es, en modo alguno, el primer conflicto centrado en los locales de apuestas. El auge de este tipo de establecimientos y la problemática social asociada a ellos ha levantado ampollas en las organizaciones de la sociedad civil, que ha señalado problemas como el fácil acceso de menores o la cercanía con centros escolares.

Los antecedentes

El pago a crédito de los juegos de azar ya ha sido objeto de regulación en países de nuestro entorno, en los que apostar dinero tiene una presencia cultural más arraigada. En este sentido, la CAM nada a contracorriente, tanto respecto a los precedentes legislativos como a los hechos científicos.

El antecedente normativo más notorio es el del Reino Unido, que en abril de 2020 prohibió el uso de tarjetas de crédito para apostar, permitiendo sólo las tarjetas de débito y los depósitos en efectivo. Una decisión que tuvo su eco en nuestro país, donde las organizaciones de consumidores y contra la ludopatía exigieron al ministro de Comsumo, Alberto Garzón, que aplicara la misma medida.

La postura de quienes se oponen frontalmente al pago a crédito de las apuestas y juegos de azar está firmemente respaldada por los estudios científicos. Es un hecho demostrado que pagar con tarjeta bancaria derrumba buena parte de las barreras psicológicas del gasto monetario.

Este fenómeno es denominado en el mundo de la Psicología 'prima de la tarjeta de crédito'. Según el portal Psychology Today, hay numerosos estudios e investigaciones que demuestran que el ser humano medio está más predispuesto a pagar con tarjeta de crédito que a hacerlo en efectivo.

Las razones son complejas y tienen que ver con la ausencia de la sensación de desprenderse de un bien material, así como con la asociación inconsciente del producto en cuestión, la tarjeta de crédito, con el acto de gastar.

Artículos relacionados