La cuarta subasta de re­no­va­bles del Régimen Económico de Energías Renovables (REER) será en no­viembre

Las renovables recuperan interés bursátil ante las nuevas subastas

La ren­ta­bi­lidad de­pen­derá de va­rios fac­tores del precio ofer­tado y los costes a la hora de la ins­ta­la­ción

Servicios fotovoltáicos.
Servicios fotovoltáicos.

En medio de una crisis ener­gé­tica con es­casos pre­ce­den­tes, sal­pi­cada por la in­fla­ción y una pro­funda crisis de cre­ci­miento, los bol­sistas es­peran que el sector de re­no­va­bles vuelva a aca­parar la aten­ción en los mer­cados fi­nan­cieros a la vuelta de las va­ca­ciones es­ti­va­les. Todo un lujo para los tiempos que co­rren. La ex­pec­ta­tiva se basa en el anuncio de las pró­ximas subastas de re­no­va­bles anun­ciadas por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), su­mido en una crisis de ideas e in­cen­ti­vos.

La cuarta subasta de renovables del Régimen Económico de Energías Renovables (REER), cuya fecha se ha fijado para el 22 de noviembre, tiene el objetivo de acelerar la electrificación de la economía. Para ello, se subastarán 1.800 MW para la solar fotovoltaica y 1.500 MW para la eólica.

Los proyectos adjudicados obtendrán un precio fijo por la energía que generen durante los primeros 12 años de actividad, dejando cierta exposición a mercado. Las instalaciones que dispongan de capacidad de gestión tendrán una exposición al mercado del 25%; en caso contrario tendrán una exposición del 5%.

La tercera subasta, ya también convocada, ofrece capacidad para 520 MW de solar termoeléctrica, biomasa, fotovoltaica distribuida y otras tecnologías, y se celebrará el próximo 25 de octubre.

Pese a la expectación generada, los analistas de Renta 4 le dan una valoración neutral. Apuntan a que los proyectos ganadores que sean retribuidos con el REER percibirán un flujo de caja estable y predecible, lo que facilita enormemente su financiación y, por tanto, las probabilidades de culminar su instalación, pero poco más.

En este sentido, la rentabilidad de los proyectos adjudicados dependerá de varios factores, como el precio ofertado y los costes a la hora de la instalación. En las subastas de enero y octubre de 2021, donde gran parte de los proyectos fueron adjudicados a precios inferiores a 30 euros el MWh, la firma estima que obtendrán una rentabilidad limitada o negativa, tras el aumento de precio de las materias primas y los costes de transporte, perdiendo los avales depositados y las ventajas de financiación.

Artículos relacionados