MONITOR DE LATINOAMÉRICA

Incremento in­versor en los úl­timos años en el área para ce­rrar la brecha di­gital

Argentina y México, nichos para la inversión tecnológica española en Latam

Las com­pañías de la re­gión priman 5G, Inteligencia Artificial y ma­chine lear­ning

Alberto Fernández, pte. Argentina.
Alberto Fernández, pte. Argentina.

Argentina y México se erigen en los grandes ni­chos de opor­tu­nidad de in­ver­sión y ex­pan­sión en Latinoamérica para las em­presas es­pañolas vin­cu­ladas a la tec­no­logía y, no­ta­ble­mente, a las nuevas tec­no­lo­gías. Ambos países li­de­ran, en una re­gión que ne­ce­sita ce­rrar la brecha tec­no­ló­gica para res­paldar su cre­ci­miento eco­nó­mico, los pre­su­puestos de las cor­po­ra­ciones des­ti­nados a TI, según el es­tudio ‘Internet de las co­sas: La tec­no­logía como aliada de la sos­te­ni­bi­li­dad’, ela­bo­rado por EAE.

Latinoamérica es un área cada vez más estratégica para la inversión nacional o extranjera en tecnología, una industria que es vital para compañías y ciudadanos y en la que la región acumula retraso respecto a otras zonas del mundo, situación que brinda importantes oportunidades a las compañías españolas dedicadas al desarrollo de nuevas tecnologías. Y muchas de las cuales conocen o ya están presentes en los principales mercados de la región.

Argentina se sitúa en cabeza en Latinoamérica, ya que dispone de las organizaciones que más están invirtiendo en nuevas tecnologías, con partidas presupuestarias dedicadas a ese campo que se aproximan al 10,4%, por encima de la media regional en 2021 (7,7%). Por detrás se ubican México, que también supera el promedio del área, con una inversión media por organización del 10%; Perú (9%); Chile (5,5%) y Brasil (5%). El resto de países del área, salvo Colombia (3%), se sitúa a bastante distancia de los alumnos más aventajados de la región en inversión en TI.

Un mercado en auge

El estudio, que indica que el gasto en tecnologías de la información (TI) en Latinoamérica aumentará un 5,5% en los próximos tres años, señala que en 2021 las conexiones de internet de las cosas (IoT) en la región se elevaron a 791 millones y que se espera que su número aumente hasta 1.200 millones en 2025, lo que entrañaría un negocio de 47,2 billones de dólares.

Empresas y ciudadanos de Latinoamérica esperan que el aumento de la penetración de las nuevas tecnologías, notablemente las redes 5G, contribuya de forma decisiva a cerrar la brecha digital que presenta el área, dar conectividad a una mayor parte de la población, apuntalar las economías de la región y mejorar la calidad de la vida de los ciudadanos. Según el informe, el aumento de las TI en Latam obedece no sólo a su total incorporación en la vida cotidiana, que prima la conexión y monitorización constante. “Las nuevas modalidades de consumo multimedia, la mayor inversión para mejorar las redes, y el aumento de los tiempos de conexión de la etapa Covid-19 han supuesto una consolidación y un crecimiento de este mercado”, se indica.

Sin embargo, la implementación de este nuevo tipo de sistemas dentro de las organizaciones, no es fácil ni rápido, ya que las compañías afrontan algunos problemas a la hora de impulsar las TI. Entre ellos, el alto coste de la necesidad de implantar herramientas de ciberseguridad; la dificultad de justificar la inversión ante la junta directiva de la compañía y la falta de personal con conocimientos específicos en materia de seguridad IoT.

“Ello supone que la inversión en nuevas tecnologías sea menor de lo que se desearía y cabría esperar, debido a los costes e infraestructura”, señala el estudio, que prevé un aumento de la oferta laboral en el futuro para los especialistas en áreas de conocimiento como redes 5G, inteligencia artificial y machine learning, IoT y realidad aumentada y virtual.

Brasil, el país más preparado

Para 2030, el informe vaticina un crecimiento de los vehículos conectados, de todo lo vinculado a la infraestructura de TI y del seguimiento y monitoreo de activos y redes inteligentes. La diferencia entre dispositivos conectados y los que no lo están, viene creciendo desde 2020 y, según estimaciones de IoT Analytics (2021), recogidos por EAE, será de 20.600 millones de dispositivos en 2025 en el mundo. El caso de uso más importante es el de teléfonos inteligentes: se prevé que la cantidad suba a más de 17.000 millones en 2030.

En Latam, el desarrollo y adopción de tecnología avanzada se enfrenta a grandes retos, entre ellos, la pobreza y desigualdad, una infraestructura digital aún deficiente y la escasez de recursos altamente cualificados en informática. Según un reciente informe de la Unctad, y dentro de una denominación de tecnologías avanzadas que incluye las áreas de big data, blockchain, Internet de las Cosas (IoT), robótica, 5G, energía solar fotovoltaica, impresión 3D, edición genómica, drones y nanotecnología, Brasil es la economía regional mejor preparada para el impulso a esta industria, por delante de Chile, México, Costa Rica, Argentina, Panamá, Uruguay y Colombia.

En su ‘Informe sobre Tecnología e Información 2021’, la Unctad destacaba el año pasado que ningún país tiene un nivel alto de preparación para estas nuevas tecnologías. Y que sitúa a Nicaragua y Honduras en el furgón de cola.

Artículos relacionados